© Vicenteg  - contacto:  vtg@vicentetg.es  
Disfruta navegando por ella
Web de Vicentetg Web de Vicentetg Web de Vicentetg Web de Vicentetg Web de Vicentetg
Web dedicada a Cádiz, al mundo de la Radioafición y a Puertollano la ciudad donde nací  en la provincia de Ciudad Real.

Castillo de San Sebastian

Hace     aproximadamente     unos     veinticinco     años,     se presentó   en   mi   oficina   de   la   Sección   de   Oceanografía del   Instituto   Hidrográfico   de   la   Marina,   un   soldado   del Ejército   de   Tierra   solicitándome   hiciera   una   fotocopia   de un   folleto   que   traía   consigo   y   que   su   jefe   –un   coronel según me dijo- le había encargado. Consultado   con   mi   jefe   el   caso   que   se   me   presentaba, éste   me   indicó   que,   efectivamente,   el   coronel   era   amigo suyo   y   le   había   pedido   el   favor   de   sacar   fotocopias   del folleto que dicho soldado traía consigo. Al   ver   el   título   del   trabajo,   me   interesé   por   ello   dada   mi afición   a   todo   lo   que   esté   relacionado   con   la   historia   de Cádiz, y le dije al soldado que yo iba a sacar una fotocopia para mí a lo que accedió sin ningún reparo. Mi   fotocopia   quedó   guardada   en   uno   de   los   cajones   de   mi   mesa   y   al   cabo   de   los   muchos   años,   comentando   con   un   compañero   de trabajo   algunos   datos   de   la   historia   de   Cádiz,   llegamos   a   tocar   el   tema   del   faro   de   San   Sebastián.   Esto   dio   lugar   a   que   me   acordara de   aquel   folleto   que   trajo   el   soldado   y   rescatado   del   cajón   del   olvido   lo   hemos   sacado   a   la   luz   por   el   interés   que   supone   para   la historia de Cádiz. Este   manuscrito,   mecanografiado   por   una   persona   anónima   al   parecer   comandante   perteneciente   a un   grupo   denominado   de   Investigación   y   Doctrina   de   la   Academia   de   Artillería   de   Costa,   es   de   sumo interés   para   los   que   amamos   las   cosas   de   nuestra   tierra   y   hemos      de   agradecerle   al   historiador anónimo   su   feliz   idea   de   aportar   con   este   trabajo   un   granito   más   para   conocer   mejor   la   historia   de Cádiz. Se   ha   respetado   fielmente   la   trascripción   del   original      que   hemos      ilustrado   con   fotos   de   mejor calidad    y    en    la    que    han    intervenido    Pepe    Vázquez    Aragón        administrativo    de    la    Sección    de Oceanografía      y   Vicente   Torres   Gómez,   Hidrógrafo   destinado   también   en   dicha   Sección   del   Instituto Hidrográfico de la Marina. Como   colofón   a   esta   pequeña   introducción   hemos   de   apuntar   que   hace   pocas   fechas,comentando   con   otras   personas   nuestra intención   de   colocar   esta   breve   pero   interesante   historia   del   castillo   de   San   Sebastián   y   su   faro   en   una   página   Web,   nos   dijeron   que existía   un   folleto   impreso   editado   en   el   año   1978.   Hechas   nuestras   averiguaciones   pertinentes,   efectivamente   dimos   con   dicho folleto   que   había   salido   publicado   el   día   4   de   diciembre   del   citado   año   y   sus   autores   fueron   el   comandante   de   Artillería   Juan   Fajardo Gómez   de   Travesedo   y   el   teniente   de   la   Escala   Especial   Cándido   Pérez   Chamorro,   a   los   cuales,   reiteramos   nuestro   agradecimiento por habernos legado una breve pero interesante historia para mejor conocimiento de nuestro pasado.

A manera de introducción

Iniciamos   en   este   número   lo   que   podríamos   titular   "La   verídica   historia   del   antiguo   y   legendario   Castillo   de   San   Sebastián",   que   a   lo largo   de   su   dilatada   existencia   ha   servido   de   factoría,   faro,   fuerte,   atalaya,   castillo,   lazareto   y   prisión.   Castillo   de   San   Sebastián   que en   la   actualidad   es   la   sede   de   la   Unidad   de   Instrucción,      por   lo   que   es   conocido   por   un   gran   número   de   antiguos   artilleros   que hicieron   su   servicio   militar   en   él,      por   nutridas   promociones   de   IPS   o   de   IMEC,   por   muchísimos   suboficiales   del   Arma   y   por   la prácticamente   totalidad   de   los   Generales,   Jefes   y   Oficiales   de   Artillería,   que   recuerdan,   creemos   sinceramente   con   agrado,   su   paso por la Sección de Costa en visitas, viajes de estudios o bien durante la realización del Curso de Jefe. A todos ellos dedicamos este trabajo, obra de un Comandante Profesor de nuestro Grupo de Investigación y Doctrina.

Situación geográfica, limites y extensión

Se   encuentra   el   Castillo   de   San   Sebastián,   situado   en   la   Isla   Gaditana   y   en   la   parte   que   se   adentra   al   mar,      directamente   hacia poniente.   Tienes   esta   isleta   un   circuito   de   forma   casi   redonda,   poco   menos   de   media   legua   de   perímetro,   a   185   metros   de   la   costa   y a   1750   metros   de   las   Casas   Capitulares,   estando   formado   por   una   amalgama   de   piedras   y   rocas,   que   en   la   antigüedad   fue considerado   como   cantera   de   piedras,   si   bien   algunos   escritores   creen   que   el   origen   de   las   piedras   son   los   restos   de   las   ruinas   del antiguo   templo   de   Saturno,   que   allí   existió,   considerando   otros   que   su   terreno   corresponde   a   una   petrificación.   Ambas   opiniones están   fundamentadas,   pues   en   efecto   a   veces   se   encuentran   allí   piedras   perfectamente   talladas   además   de   muchos   nudos,   sin embargo   también   se   ven   rocas   formadas   de   arcilla,   de   conchas   y   de   otras   sustancias   semejantes   a   las   que   se   encuentran   en   toda   la Isla   Gaditana.   Cosa   que   da   fundamento   a   creer   que   allí   estuvo   situada   la   ciudad   de   Nápoles   fundada   por   Cornelio   Balbo.   Para   llegar a   esta   isleta   era   necesario   hacerlo   siempre   en   bajamar   y   caminando   de   roca   en   roca   de   entre   las   que   forman   el   arrecife   que   la   rodea desde   sus   inmediaciones   hasta   una   distancia   considerable.   En   el   año   1860,   se   construyó   un   sólido   malecón   con   el   fin   de   mantener expedita la comunicación con la plaza o castillo y se puso un puente, que fue levadizo ya que la isleta tenia su foso correspondiente En   la   actualidad   el   Castillo   de   San   Sebastián   está   formado   por   dos   pequeñas   isletas   separadas   por   un   puente   de      fábrica,   que   en   su día   también   fue   levadizo.   La   primera   de   ellas   y   la   más   cercana   a   la   ciudad   es   en   la   que   en   su   día,   año   1613,      se   construyó   la   primera fortaleza   y   donde   estuvo   la   primitiva   ermita   de   San   Sebastián,   mientras   que   en   la   segunda   -   de   mayores   dimensiones   -   es   donde   se encuentra   la   torre   o   atalaya   y   hoy   día   el   faro   de   la   ciudad   de   Cádiz,   siendo   además   el   lugar   donde   estuvo   el   Templo   de   Saturno. Tanto   en   el   Castillo   como   en   la   parte   de   la   fortaleza   construida   en   el   año   1862,   se   puede   comprobar   la   existencia   de   aljibes.   En   el primer   recinto   y   debajo   de   la   construcción   hay   unos   compartimentos,   hoy   cegados   la   mayoría,   que   fueron   aljibes   a   las   que   venían   a repostar   los   navíos   comerciantes   que   desde   el   puerto   de   Cádiz   se   hacían   a   la   mar.   En   la   actualidad,   en   esta   edificación   y   en   la   parte que   da   frente   al   Castillo   de   santa   Catalina,   por   su   parte   superior   donde   se   encuentran   las   troneras   de   los   cañones   y   en   su   camino   de ronda,   podemos   ver   uno   de   estos   aljibes   con   su   boca   correspondiente,   que   nos   da   fe   de   los   mencionados   aljibes   o   compartimentos pues su agua, que no tiene más entrada que la de lluvia, es completamente dulce. El   segundo   recinto,   con   una   explanada   de   gran   extensión,   es   donde   se   encuentra   la   fortaleza   propiamente   dicha;   tiene   un   aljibe   de grandes   dimensiones,   de   unos   200   por   100   metros   de   superficie   que   contiene-   o   mejor   dicho   contenía   -   el   agua   más   pura   de   Cádiz, por   lo   que   en   algunos   tratados   antiguos   sobre   Cádiz,   leemos   que   en   la   época   de   verano   y   cuando   existía   la   Ermita   de   San   Sebastián era   ésta   muy   visitada   a   consecuencia   de   que   la   mayoría   del   pueblo   venia   a   recoger   el   agua   de   este   aljibe   que,   según   cuenta   la tradición,   que   ni   en   tiempos   de   mayor   sequía   se   agotaba.   Hoy,   si   bien   el   agua   es   dulce,   se   encuentra   algo   contaminada   por filtraciones   del   mar.   Finalmente   diremos   que   al   hacer   obras   a   consecuencia   de   las   trasformaciones   que   ha   ido   teniendo   el   Castillo, se   han   encontrado   piedras   con   inscripciones   en   latín,   monedas   de   la   época   de   Carlos   III   y   algunos   restos   de   menor   importancia, siendo   el   último   hallazgo   una   fosa   con   dos   esqueletos   que,   si   bien   no   se   les   da   ningún   valor,   sí   se   calcula   que   tienen   alrededor   de los cien años.

Historia en la antigüedad

De   los   dos   promontorios   o   islas   que   tenía   la   primitiva   isla   de   Cádiz,   como   ya   indicamos,   uno   está   en   la   parte   oriental   y   muy   inclinado al   mediodía,   al   que   llamaron   los   antiguos,   entre   ellos   Estrabón,   "promontorio   Heracleo",   por   un   templo   que   en   ese   lugar   levantaron los   fenicios   en   honor   de   Hércules,   es   hoy   una   isleta   que   tiene   apenas   400   pies   de   circuito   y   que   se   encuentra   muy   ligada   a   toda   la historia   gaditana   y   que   no   podemos   dejar   de   mencionar   ya   que   en   todos   los   casos   de   defensa   de   la   ciudad   -   en   los   distintos   cercos que   estuvo   sometida   -   hizo   uno   de   los   principales   papeles,   al   igual   que   lo   tuvo   en   la   colonización   de   Cádiz   pues   si   no   llegó   a   ser   el punto más importante de entrada de los fenicios, sí fue el primer sitio de la Península donde éstos pusieron el pie. El   citado   templo   tuvo   un   gran   valor   ente   los   colonizadores   y   duró   hasta   que   el   Apóstol   Santiago,   en   su   estancia   en   España,   lo   mandó destruir,   consagrando   aquella   isleta   al   Apóstol   San   Pedro,   que   fue   de   quien   tomó   ese   nombre   que   aún   subsiste,   edificando   una ermita   del   Santo,   que   allí   hubo   por   orden   de   Santiago   quien   con   la   memoria   de   su   pontífice   quiso   borrar   las   reliquias   del   profano Hércules,   tan   venerado   en   su   tiempo.   Según   la   tradición   de   nuestros   mayores,   se   cuenta   que   con   el   motivo   de   la   visita   de   San   Pedro a   Cádiz   fue   su   paso   hacia   África,   con   cuyo   motivo   pisó   aquella   pequeña   isleta,   afirmando   además   que   allí   el   primer   Apóstol   celebró su primera y última misa en España. Isla que desde entonces se conoce con el nombre de Sancti-Petri. El   segundo   promontorio   o   punta   está   en   diámetro   opuesto,   a   la   parte   occidental      de   la   isla,   mirando   directamente   al   Poniente,   el cual   se   forma   por   un   estrecha      lengua   de   tierra   entre   el   mar   y   la   Caleta   de   Santa   Catalina,   cuyas   aguas   estrechan   la   isleta   de   forma que   ha   sido   necesario   repararla   para   darle   comunicación      y   paso,   aunque   como   es   estrecho   –hasta   de   dos   varas   y   media-   se   cubre en   las   crecientes   de   las   mareas,   quedando   desde   allí      hasta   el   remate   de   la   isleta   el   sitio   llano   y   campo   ameno   y   agradable,   cuya hierba   para   el   ganado   es   de   mejor   pasto   y   consistencia   que   las   de   las   demás   islas,   a   lo   que   acompaña   otra   mucha   diversidad   de hierbas   de   olor   y   medicinales,   siendo   de   entre   todas   la   más   singular   la   que   llaman   “parpujas”,   muy   parecida   a   la   achicoria,   en   la figura   y   el   efecto,   la   cuan   nace   en   los   primeros   temporales   y   aguas   de   invierno   en   mucha   cantidad.   Párrafo   que   leemos   en   el   libro   de Fray Gerónimo de la Concepción  “El emporio del orbe”. Cuenta   Estrabón   que   esta   isla   es   de   terreno   muy   fértil   con   una   gran   vegetación   y   arbolado,   por   lo   que   sitúa   en   esta   isla   el   Jardín   de las Hespérides, a la vez que allí se sitúan a los Corpulentos Rebaños de Gerión. Según   Diodoro   Sículo   (L.4   Bibliot.   Hist.)   Hércules   vino   a   España   para   vengar   la   muerte   de   Osiris,   desafiando   a   los   hijos   de   Chryscor, en   la   batalla   que   dio   origen   a   la   célebre   “Batalla   de   los   dioses   contra   los   gigantes”,   en   la   que   Hércules,   vencedor,   dio   honrosa sepultura   a   Gerión,   habiendo   lugar   esta   batalla   en   los   terrenos   de   la   isleta,   también   conocida   con   el   nombre   de   promontorio   de Cronio.,   ya   que   Estrabón   en   su   libro   tercero   dice:   Ipsae   quoque   insulae      proximum   in   extremis   es   Cronium,   ad   alteran   partem   ad ortum   conversum   est   Heraclium.   La   voz      Cronium...   es   de   origen   griego   que   en   latín   equivale   a   Saturnus.   Sin   dudad   debió      llamarse así   este   promontorio   por   el   templo   que   se   consagró   allí   a   este   dios,   en   oposición   al   de   Hércules   dedicado      en   el   Herácleo   (Sancti Petri). Sea   o   no,   fantástica   o   verídica   la   tradición,   pero   sólo   por   ser   el   común   sentir   de   la   mayoría   de   los   antiguos,   tenemos   que   basarnos en   alguna   de   ellas,   por   lo   que   diremos   fundándonos   en   la   misma   que   la   venida   de   Saturno   o   Cronio   a   la   isla   de   ese   nombre   fue consecuencia   de   que   Hércules,   enamorado   de   la   misma   diosa   que   Saturno,   raptó   a   aquélla,   escondióla   en   lugar   difícil   de   localizar por   Saturno,   siendo   ésta   la   isla   de   Heracles   y   en   el   templo   dedicado   a   él.   Saturno,   después   de   largo   tiempo   de   búsqueda,   la   localizó,     por   lo   que   sus   adoradores,   con   el   fin   de   ayudarle,   le   dedicaron   el   ya   mencionado   templo   en   la   isla   de   San   Sebastián.      Después   de algún   altercado   con   mayor   o   menor   importancia      entre   ambos,   Saturno   aprovechó   la   ausencia   de   Hércules   y   consiguió   rescatar   a   su diosa   (parece   ser   que   fue   Eritheia,   de   aquí   también   el   nombre   con   el   que   se   conoció   la   isla),   llevándola   consigo   a   su   templo.   Hércules enfurecido y no pudiendo volver a llevársela consigo, le dio muerte. Al no serle posible a Cronio volverla a la vida la petrificó y convirtió en estatua de oro [1]  y, con  el fin de tenerla siempre presente, la puso   sobre   la   parte   más   alta   de   la   isla,   y   con   la   mano   señalando   a   la   isla   del   templo   de   Hércules   –   que   desde   la   isla   de   San   Sebastián señala   aproximadamente   en   dirección   al   Estrecho   -.   Debido   a   su   enorme   brillo   tanto   de   día   como   de   noche,   irradiaba   grandes   rayos de   luz   que   iluminaban   a   gran   distancia.   Siendo   éste   como   indicaremos,   el   origen   de   la   primera   atalaya   construida   por   los   fenicios   en la isla. Noticias   confusas,   igual   que   las   de   los   principios   de   la   Historia   de   Cádiz,   tenemos   de   la   Isla   de   San   Sebastián;   aunque   sí   tenemos científicamente   comprobado,   que   los   primeros   colonizadores   de   aquélla   fueron   los   fenicios   y   que   tuvieron   en   la   isleta   de   Cronio   una gran   factoría,   no   sólo   por   el   lugar   privilegiado   que   ocupaba   para   su   comercio   con   los   nativos   del   interior   sino   también   por   lo   muy fértil   de   su   terreno.   Más   adelante   vinieron   los   griegos,   de   los   que   solamente   tenemos   noticias   por   ellos   de   que   los   fenicios   habían puesto   una   torre   vigía   a   la   entrada   de   la   Caleta   Cabo   Cronio,   en   un   canal   por   ellos   construido.   Torre   que   tenia   una   gran   figura   que iluminaba   a   grandes   distancias.   En   cuanto   al   canal   creado   por   los   fenicios   diremos   que,   con   marea   baja,   en   la   actualidad   se   nota desde tierra y se ve perfectamente desde el aire. Hacia   el   año   516   antes   de   Jesucristo,   desembarcaron   los   cartagineses   haciéndolo   sucesivamente   Himilcón,   Hannó   y   Magón,   más tarde   Almicar   Barca   en   el   273   a.d.J.,   hasta   que   en      posterior   acuerdo   con   Escipión   el   Africano,   Cádiz   se   hace   independiente.   De   estos últimos,   los   romanos,   si   aparecen   noticias   más   concretas;   si   bien   la   mayoría   no   tienen   influencia   en   nuestro   tema,   sí   podemos   decir lo   que   Jerónimo   de   la   Concepción,   en   el   año   1690,   que   asegura   que   en   esta   isla   o   promontorio   estuvo   la   antigua   ciudad   de   Nápoles, fundada   por   Cornelio   Balbo   natural   de   Cádiz,   y   que   leemos   “Me   persuado   de   ello   las   innumerables   ruinas   grandes   de   edificios   que entre   las   aguas   se   descubren   por   todo   el   contorno...”   Especialmente   de   entre   estos   restos   citaremos   joyas,   hornos,   ánforas,   etc.   Esto también      nos   lo   prueban   los   últimos   hallazgos   recientes   en   las   inmediaciones   del   castillo,   por   buceadores,   en   la   parte   de   la   Caleta   y las   múltiples   ánforas   algo   más   al   interior   de   la   mar   y   junto   a   la   canal   fenicia   antes   citada,   que   hacen   suponer,   según   algún   escritor, que   en   las   cercanías   existió   una   fábrica   de   ánforas   y   cerámica,   mientras   que   otros   creen   que   los   desembarcaderos   estaban   hechos encima de ánforas, con el fin de que éstos se encontrasen en todo momento descubiertos de agua. A   continuación   encontramos   un   vacío   en   la   Historia   hasta   llegar   a   la   dominación   árabe,   de   la   que   un   autor   árabe   del   siglo   VII,   Giara- ffiya,   hablando   del   ídolo   de   la   Torre   de   San   Sebastián,   dice   que   en   tiempos   del   Sultán   Bam-Abd-el   Himen,   fue   destruido   por   el almirante Alí-Iban-Ibsa-Bem Mayum, en el año 540. En   el   año   1131,   Cádiz   fue   reconquistada   por   Alfonso   VII   de   Castilla   llamado   el   Emperador,   hijo   de   Ramón   de   Borgoña   y   de   doña Urraca    de    Castilla,    quien    a    su    entrada    en    Andalucía    llegó    hasta    Cádiz    donde    no    encontró    resistencia    alguna    pues    todos    los habitantes   se   encontraban   refugiados   en   la   isleta   de   San   Sebastián.   A   partir   de   estas   fechas,   la   Historia   de   la   isla   centra   toda   su importancia en su condición de Torre o Atalaya, Ermita o Castillo. En   el   año   1131,   Cádiz   fue   reconquistada   por   Alfonso   VII   de   Castilla   llamado   el   Emperador,   hijo   de   Ramón   de   Borgoña   y   de   doña Urraca    de    Castilla,    quien    a    su    entrada    en    Andalucía    llegó    hasta    Cádiz    donde    no    encontró    resistencia    alguna    pues    todos    los habitantes   se   encontraban   refugiados   en   la   isleta   de   San   Sebastián.   A   partir   de   estas   fechas,   la   Historia   de   la   isla   centra   toda   su importancia en su condición de Torre o Atalaya, Ermita o Castillo. [1] La petrificó y recubrió de oro, dándole un gran tamaño.

El Castillo de San Sebastián como torre, atalaya o faro

Ya   conocemos   la   leyenda,   cómo   Cronio   fundó   el   primer   faro   encima   de   un   promontorio   o   atalaya;   a   continuación,   Estrabón   nos   dice que   en   este   mismo   lugar   y   en   el   año   1100   antes   de   Jesucristo   había   una   torre   vigía,   de   la   que   más   tarde   el   escritor   árabe   Ibn-Ghalib en   su   obra   “Satisfacción   del   alma   en   la   contemplación   de   las   antigüedades      de   Andalucía”   dice   “...esta   torre   no   tiene   rival   en   el mundo,   si   no   es   una   de   la   misma   forma   que   se   alza   en   un   promontorio   de   Galicia...”.   Este   autor   a   la   vez   hace   notar   que   durante   el tiempo   que   el   ídolo   existió   sobre   la   torre   de   Cádiz,   los   vientos   dejaron   de   soplar   en   el   estrecho   hacia   el   océano,   de   forma   que   los barcos   no   podían   salir   del   Mediterráneo   pero   cuando,   en   los   primeros   años   del   reinado   de   Bem-Abd,   El   Himen,   este   ídolo   fue destruido, los barcos de todas clases pudieron entonces recorrer impunemente los mares. En   el   siglo   VII   otro   autor   árabe,   Giaraffiyya,   describió   así   el   ídolo   y   la   torre   que   nos   ocupa:   “Había   en   Cádiz   una   torre   cuadrada   de   100 codos   de   altura   y   construida   con   grandes   piedras   admirablemente   unidas   entre   sí   por   garfios   de   bronce;   en   lo   alto   de   ésta   y   sobre un    pedestal    cuadrado    de    mármol    blanco,    está    situada    una    estatua,    representando    un    hombre    de    forma    y    dimensiones    tan maravillosas   que   semejaban   a   un   ser   animado.   Esta   figura   se   encontraba   vuelta   hacia   el   mar,   del   lado   Occidente   y   su   espalda   hacia el   Norte,   con   su   brazo   izquierdo   designaba   la   boca   del   Estrecho,   entre   Tánger   y   Tarifa.   El   brazo   derecho   se   encontraba   unido   al cuerpo, como sujetando la vestidura, teniendo un palo en la mano, con el que señalaba la mar”. Algunos   autores   dicen   que   el   ídolo   era   de   mujer   y   que   era   una   llave   lo   que   tenía   en   la   mano,   pero   el   ya   citad   dice:   “es   puro   error;   yo he   visto   muchas   veces   ese   ídolo   y   recuerdo   que   ese   palo   estaba   situado   en   posición   vertical   y   ligeramente   levantado   encima   del suelo.   Sé,   por   muchas   personas   que   estaban   presentes   en   el   momento,   que   fue   quitado   el   ídolo   de   la   torre,   que   este   palo   era pequeño   y   que   tenía   en   su   extremo   una   especie   de   diente   de   almohara”.   No   se   sabe   ciertamente   quien   construyó   esta   torre   y   esta estatua;   Nasudi,   en   su   libro   “Prado   de   oro”,   atribuía   esta   construcción      a   Al-Djablar,   el   autor   de   los   siete   ídolos   del   país   del   Sing,   que recuerda   unos   a   otros,   pero   se   cree   más   probable   que   la   torre   fue   erigida   por   uno   de   los   antiguos   reyes   de   Andalucía   para   que sirviese   de   guía   a   los   navegantes,   teniendo   el   ídolo   el   brazo   izquierdo   extendido   hacia   Baharu-Z-Zokak   (Estrecho),   designando   su entrada como si fuese camino. Se   supone   que   el   ídolo   era   de   oro   macizo,   porque   cuando   se   iluminaba   al   levantarse   y   ocultarse   el   sol   lanzaba   rayos   de   luz   que ofrecían los matices más brillantes, semejantes a cuellos irisados de palomas salvajes. Al   parecer   la   demolición   del   ídolo   tuvo   lugar   en   el   año   540.   Al   comienzo   de   la   segunda   guerra   civil,   en   la   que   el   almirante   de   la   flota Ali-Ibam-Iaa   IbnM   Mayum   se   subleva   en   Cádiz   y   se   declara   independiente,   necesitando   dinero   por   esta   causa   y   habiendo   oído   decir a   los   habitantes   que   el   ídolo   situado   en   la   torre   era   de   oro,   lo   hizo   bajar;   operación   que   fue   muy   difícil   y   una   vez   la   estatua   derribada en   tierra   se   descubrió   que   era   de   bronce   cubierta   de   una   ligera   capa   de   oro.   No   obstante,   produjo   la   cantidad   de   doce   mil   dineros de   aquel   material.   No   creo   sea   necesario   decir,   que   con   la   desaparición   de   la   estatua   los   navegantes   perdieron   este   famoso   y legendario guía para entrar o salir del Estrecho. Más   adelante,   volvemos   a   leer   en   el   libro   “Emporio   del   Orbe”,   de   fray   Jerónimo   de   la   Concepción,   que   desde   los   primeros   años   de   la restauración   de   la   isleta,   hubo   en   la   punta   de   aquella   una   torre   que   llamaban   Atalaya,   seguro   norte   a   las   embarcaciones,   no   menos que   el   otro   faro   de   Sicilia;   porque   metidas   muy   dentro   de   la   mar   y   encendido   en   su   eminencia   un   hachón,   avisa   de   los   bajos   escollos que   por   aquella   parte   son   muchos.   Estaba,   en   aquella   ocasión   de   los   venecianos,   medio   arruinada   la   torre   y   agradecidos   de   los beneficios   recibidos   de   los   gaditanos,   la   reedificaron,   aunque   no   de   la   forma   de   antes.   Arruinose   esta   torre   de   los   venecianos   y   años más   tarde   la   reparó   la   ciudad,   fabricando   una   excelente   Atalaya   que   duró   hasta   el   año   1587,   en   que   combatida   por   un   recio temporal   y   habiéndose   hecho   vicio   a   consecuencia   de   las   lluvias,   se   vino   abajo.   Se   reformó   lo   que   pudo   pero   no   pudiendo   aguantar la   artillería   de   los   ingleses,   en   su   invasión   de   1598,   no   se   volvió   a   reconstruir   hasta   la   época   de   Felipe   II,   pues   en   el   año   1611,   por evitar   los   robos   y   cautiverios   que   hacían   los   corsarios   berberiscos   en   sus   incursiones,   se   ordenó   levantar   gran   número   de   torres   y vigías,   dotadas   de   artillería      y   situadas   de   trecho   en   trecho.   Fue   Francés   de   Alava,   quien   designó   los   sitios   y   el   ingeniero   Pedro Libado,   quien   las   construyó.   Se   pagó   la   construcción   con   un   impuesto   sobre   el   pescado,   llamado   “sisa   del   pescado”,   que   consistía   en pagar    un    maravedí    por    cada    libra    de    pescado    sacado    de    la    costa.    De    las    cuarenta    que    en    total    se    construyeron,    a    Cádiz correspondieron   tres,   la   de   San   Sebastián,   la   de   Sancti   Petri   y   la   de   Hércules   (en   Camposoto).   En   cuanto   a   la   isla   de   San   Sebastián,   en donde   desde   tiempo   muy   antiguo   existía   un   torreón   que   servía      de   faro,   se   levantó   toda   de   nueva   fábrica,   que   se   terminó   en   el   año 1614, colocándose un farol para señalar la entrada en la bahía de Cádiz. Sobre   esta   torre,   Víctor   Fernández   Cano,   en   su   obra   “Arquitectura   militar   de   Cádiz   en   tiempos   de   los   asaltos   ingleses”,   comenta   una petición   de   la   ciudad   de   Cádiz      al   rey   en   1612.   La   de   San   Sebastián   está   20   pies   en   alto,   que   es   torre   fuerte   y   que   necesariamente conviene   que   tenga   artillería   y   porque   esta   torre   descubre   buena   parte   de   mar   de   Levante   y   de   Poniente   y   los   navíos   que   vienen   a esta   bahía,   de   las   Armadas   de   Vuestra   Majestad   y   otros   mercantes,   marcan   la   tierra   y   la   bahía   por   ella,   para   tomar   el   puerto, principalmente   en   noches   tormentosas,   como   lo   hemos   visto   por   experiencia   en   muchas   ocasiones   y   en   especial   en   la   que   sucedió en   estos   días   con   la   Capitana   y   Almirante   de   la   Armada   de   Vuestra   Majestad   del   cargo   de      don   Luis   Fajardo   (que   fue   quien   hizo   el estudio   de   la   defensa   de   Cádiz   en   el   año   1597,   y   entre   otras   cosas,   creía   conveniente   reforzar   la   Caleta,   metiendo   en   ella   pertrechos de   tierra,   dejando   poco   espacio   entre   las   defensas   y   el   mar,   para   que   el   enemigo   no   tuviera   espacio   para   desembarcar;   desechó   la idea   de   cegar   la   Caleta   con   viejos   navíos   hundidos;   creyó   que   la   Caleta   estaría   suficientemente   defendida   poniendo   como   poco   seis piezas   en   las   peñas   del   Castillo   de   San   Sebastián)   y   en   la   entrada   de   los   navíos   de   Nueva   España   y   de   la   tierra   firme   que   con tormenta   estuvieron   derrotados   sin   saber   donde   estaban,   y   descubriendo   en   dicha   torre   de   San   Sebastián,   donde   por   orden   del Maestre   de   Campo   don   Fernando   de   Añasco,   nuestro   corregidor,   se   había   puesto   farol,   pudieron   entrar   de   noche   sin   peligro   en   esta bahía,   que   de   no   haber   el   dicho   farol   corrieran   mucho   riesgo;   por   lo   cual   y   ser   tan   importante   la   dicha   torre   de   San   Sebastián,   y estar   tan   adelante   su   fábrica,   suplicamos   a   Vuestra   Majestad   mande   al   dicho   Juez   que   en   la   dicha   torre   se   haga   un   farol   para   que   lo puedan   ver   perpetuamente,   y   pueda   servir   en   semejantes   ocasiones   y   que   haya   en   las   dichas   torres   los   guardas   y   atalayas   que conviene para que puedan dar aviso en las ocasiones de enemigo. Años   más   tarde,   hacia   1647,   se   revisaron   y   repararon   entre   otras   la   Atalaya   de   San   Sebastián,   pues   el   Conde   de   Castrillo,   viendo   el mal estado de éstas, por la gran desatención económica en que estaban, mandó que se reconstruyesen. En   el   año   1788   don   Antonio   Gaver,   modificó   la   Torre   o   Faro   del   Vigía,   para   lo   cual   hizo   el   estudio   correspondiente,   con   el   principal   fin de   alargar   la   distancia   de   la   que   fuese   visible,   según   podemos   ver   leyendo   una   carta   de   él   mismo,   que   textualmente   dice:   “Que dignándose      S.M.   a   que   lo   que   se   añada   a   la   actual   torre   de   San   Sebastián   se   execute   con   la   altura   que   se   propone   y   manifiesta quedará   más   alta   una   toesa,   4   pies   y   8   pulgadas   sobre   la   torre   llamada   del   Vigía,   desde   donde   se   avisa   y   descubren   –   a   distancia   de seis   leguas   hasta   donde   alcanza   el   antiojo   y   termina   el   horizonte   aparente   -      los   navíos   y   demás   embarcaciones   por   cuyos   motivos, aunque    el    grueso    y    antigüedad    de    la    mampostería    facilita    el    aventarse    mucho    más    altura    sin    riesgo,    pero    no    se    reconoce conveniente   el   aumentar   el   gasto   que   sería   inútil;   pues   en   la   altura   con   que   se   propone   y   queda   la   linterna,   es   lo   que   corresponde   al fin   de   su   restablecimiento   confirmado   sin   concepto,   según   el   dictamen   del   General   Jefe   de   Marinas   y   Pilotos   con   lo   que   ha   tratado sobre   este   particular   procurando   así   el   acierto   que   se   desea   y   en   lo   demás   correspondiente   se   extiende   en   la   carta   de   remeza   con   la propia fecha.- Cádiz y setiembre 30 de 1766.- Don Antonio de Gaver” (rubricado). De   entre   las   características   de   esta   torre   podemos   señalar   que   estaba   construida   a   linterna   vista;   que   la   mampostería   intermedia entre   las   cuatro   vidrieras,   ocupaban,   los   dos   tercios   de   la   circunferencia   por   donde   debía   de   esparcirse   la   luz   alumbrando   solamente 24   lámparas,   que   según   el   tiempo   se   descubren   de   muy   corta   distancia;   tiene   el   piso   de   tablas   que   sirve   para   diferenciar   usos.   Los muros   de   la   torre   antigua   son   de   buena   mampostería,   cuyos   gruesos   aseguran   el   poder   levantar   sin   recelo   hasta   dos   tantos   más   si fuese   necesario;   que   en   la   reparación   de   la   mampostería   que   se   hizo   con   motivo   de   la   última   guerra,   el   grueso   de   la   bóveda   deja asegurada la pólvora que había en el primer piso. En   el   año   1855   y   en   su   día   1   de   junio   lució   por   primera   vez   un   nuevo   faro,   que   tiene   una   altura   de   40   metros,   con   un   espesor   de muro   de   5,85   metros,   con   un   diámetro   de   18,39.   El   aparato   de   reverbero,   traído   de   Londres,   con   el   que   antes   se   iluminaba,   fue sustituido   por   uno   de   Mr.   Fresnel,   el   cual   es   “una   de   las   cosas   más   dignas   de   verse   en   nuestra   población”.   Su   situación   geográfica,   es de   36º   31’   29,09”   de   latitud   Norte   y   0º   05’42,93”   Oeste   de   longitud;   es   un   aparato   de   segundo   orden,   gran   modelo,   luz   fija   y   variedad por   destellos   de   2   en   2   minutos;   a   la   altura   de   su   foco   luminoso   de   43   metros75   cm.   Y   37   metros   sobre   la   planta   de   la   torre,   alcanza 20   millas,   siendo   su   luz   roja   mayor   que   la   blanca,   y   el   cilindro   giratorio   sobre   el   que   se   coloca   hace   sus   revoluciones   cada   ocho minutos. Este   faro   fue   finalmente   sustituido   por   el   que   hoy   día   existe   que   es   de   obra   metálica   y   de   38   metros   de   altura,   estando   en   estudio   de colocar   últimamente   un   radio   faro   que   no   solo   completa   al   anterior   sino   que   avisa   de   su   situación   a   mayor   distancia   o   en   días   de visibilidad nula.

Ermita del Castillo de San Sebastián

No   se   tienen   noticias   de   la   existencia   de   ninguna   ermita   en   la   isleta   hasta   el   año   1457,   cuando   Cádiz      pertenecía      a   los   Condes   de Arcos   y   era   Obispo   don   Pedro   de   Solís.   En   este   año,   con   motivo   de   la   llegada   de   un   bajel   veneciano,   la   ciudad   tuvo   noticias   que   las mercaderías   que   cargaba   venían   apestadas   y   no   le   dejaron   entrar,   pero   usando   de   la   benignidad   con   ellos   en   la   parte   que   podían,     le   señalaron   por   decreto   para   refugio   esta   isleta,   donde   estuvieron   varios   días   y   donde   eran   socorridos   con   mucha   caridad   de víveres,   (que      les   dejaban   todos   los   días   y   a   las   horas   de   bajamar,   en   la   mitad   del   camino   a   la   Caleta   y   que   ellos   recogían   sin   tener ningún   contacto   personal   con   los   gaditanos).   Descargadas   las   mercancías,   los   venecianos   se   tomaron   todo   el   tiempo   necesario   para convalecer   y   purificarse   de   su   contagio   y   más   adelante,   lo   leemos   en   el   citado   Emporio   del   Orbe,   agradecidos   ellos   y   a   beneficio   de Cádiz,   reedificaron   la   Atalaya,   aunque   no   en   la   forma   de   antes   y   dentro   de   ella   fabricaron   una   gran   ermita   muy   capaz,   que consagraron   al   insigne   mártir   San   Sebastián,   dándole   gracias   por   haberles   salvado   de   la   peste,   al   igual   que,   leemos   en   el   libro   6º   y   su capítulo   V   de   Paulo   Diácono,   dice   sucedió   en   Roma   y   que   dio   principio      a   la   invocación   del   glorioso   mártir   por   protector   de   la   peste, porque   fatigando   a   Roma   una   cruel   peste   hizo   voto   la   ciudad   de   consagrarle      un   altar   si   les   preservaba   de   la   epidemia,   lo   cual ejecutado   por   la   intervención   del   santo,   le   dedicaron   el   primer   altar   erigido   en   honor   suyo.   La   ermita   estuvo   hecha   de   tal   forma   que el   altar   y   la   capilla   mayor   venía   a   caer      en   el   mismo   hueco   y   vacío   de   la   torre,   y   para   eterno   padrón      de   haber   sido   venecianos   sus autores,   grabaron   sus   armas   en   una   piedra   con   las   armas   de   don   Pedro   Solís;   piedra   que   en   el   año   1700   aún   existía.   El   hecho   de haber   convertido   la   isla   en   lazareto   de   la   tripulación   veneciana,   tuvo   dos   consecuencias   importantes;   la   primera   el   traslado   de   la Atalaya   a   la   isleta   interior,   y   la   segunda   la   de   convertir   en   ermita   la   primitiva   atalaya,   que   si   bien   éstos   hicieron   las   dos   cosas   en   el mismo sitio, años más tarde  se hicieron por separado. La   colocación   de   las   armas   venecianas   en   la   ermita,   fue   causa   de   que   el   célebre   glosador   Arcusio   dijese      que   esta   isla   estuvo   algún tiempo   sujeta   a   los   venecianos,   cosa   que   está   demostrada   que   no   fue   así,   aunque   sí   fueron   verdad   los   puntos   en   que   se   fundó   para ello, ya que en la capilla estuvo puesto el León de San Marcos, timbre de Venecia, en las piedras. A   partir   de   este   momento,   la   ermita   tuvo   gran   importancia,   pues   el   nombramiento   de   la   persona   encargada   del   cuidado   de   la   capilla estaba   a   cargo   de   la   Ciudad   y   el   municipio   y   la   capellanía   eclesiástica   hicieron   la   promesa   de   ir   todos   los   años   a   esta   ermita   el   día   de San   Sebastián,   atribuyendo   a   la   invocación   hecha   a   este   santo   que   la   ciudad   se   librase   de   la   peste   cuando   fue   atacada.   Existía   y   hoy existe,   en   lo   que   fue   capilla   del   Castillo   una   imagen   devotísima   de   Nuestra   Señora   y   advocación   del   Buen   Viaje,   llevada   allí   por   una persona   devota   quien   con   su   mujer   se   dedicaron   perpetuamente   a   su   servicio   y   culto;   los   beneficios   que   de   esta   Soberana   Señora reciben   cada   día   los   ciudadanos,   son   causa   de   que   concurriesen   numerosísimas   familias   por   el   discurso   del   año   a   venerarle   con misas   y   novenas,   y   con   la   especialidad   al   tiempo   departir   las   flotas   y   galeones,   lo   mismo   que   a   la   vuelta,   con   firmes   esperanzas   que con   la   intervención   de   esta   Señora   tendrán   logro   feliz   de   sus   pretensiones   y   a   vuelta   de   eso,   siendo   a   propósito,   son   muchas   las personas que con sus familias se salen a solejar y a entretenerse en aquella isla. Se   cuenta   de   que   en   varias   ocasiones   y   con   motivo   de   los   muchos   favores   impartidos   por   la   imagen,   ha   habido   quien   se   la   ha querido   llevar   y   habiéndolo      hecho,   sin   saber   la   forma,   cómo   siempre   ha   vuelto   a   su   lugar,   prueba   de   ello   es   que   en   la   actualidad continúa   en   el   Castillo   en   la   puerta   principal   de   la   capilla   del   mismo,   de   la   que   junto   con   la   imagen   sólo   se   conserva   en   su   primitivo estado la portada y la pila de agua bendita. La   imagen      es   de   alabastro,   al   parecer,   y   se   conserva   perfectamente,   siendo   su   único   defecto   el   que   le   falta   al   Niño   Jesús   que   tiene en   sus   brazos,   un   pie;   parece   ser   que   uno   de   los   quisieron   quedarse   con   la   imagen,   al   no   poder   conseguirlo,   cortó   dicho   pie   con   el fin de que por lo menos le acompañase parte de un largo viaje. Años   más   tarde,   cuando   se   construyó   el   Castillo,   se   pasó   la   imagen   a   la   portada   del   edificio   en   su   parte   de   la   capilla,   conde actualmente se puede observar.

El fuerte y castillo de San Sebastián

La   Ciudad   de   Cádiz,   que   en   un   principio   se   mantuvo   reducida   dentro   de   una   cerca   de   mampostería   con   torres   y   un   Castillo   en   su ángulo   sudeste,   como   otras   ciudades   medievales,   no   tuvo   idea   de   fortificación   hasta   el   año   1534   en   que   fue   enviado   a   Cádiz,   por Carlos   V,   Benedicto   de   Ravena,   para   conocer   su   estado   de   defensa   e   informar   sobre   las   posibilidades   de   la   misma,   a   consecuencia de   las   incursiones   hechas   por   Barbarroja.   En   el   año   1574   Jacobo   Fratin,   al   hacer   la   traza   de   la   defensa   de   Cádiz,   habla   de   la necesidad   de   hacer   un   baluarte   en   la   islita   de   Poniente.   Más   tarde   el   Corregidor   de   Cádiz   recibió,   en   el   año   1578,   la   orden   del Consejo   de   Guerra,   referente   a   la   defensa   de   la   ciudad,   de   levantar   los   baluartes   de   San   Roque   y   Benavides,   junto   con   los   de   San Sebastián y San Francisco, cosa que no se llevó a efecto porque el Obispo Zapata, cambió el plan de defensa y fortificación. Con   el   proyecto   de   Vespasiano   Gonzaga   en   1575,   se   pretende   cegar   la   Caleta   de   Santa   Catalina,   a   la   vez   que   se   pusiesen   algunos cañones   en   la   isla   de   San   Sebastián,   y,   a   su   vez,   se   organizase   una   fuerte   armada   de   mayor   efecto   que   la   existente   con   el   fin   de poder levantar el cerco (a que hubiera lugar). En   el   año   1597,   vemos   en   la   carta   dirigida   el   rey   a   consecuencia   de   las   preguntas   hechas   respecto   a   la   fortificación   de   Cádiz   –   ya copiada   en   parte   -      la   idea      de   construir   una   atalaya   con   su   artillería   correspondiente,   siendo   ésta   la   primera   que   se   puso   en   la   isla, no dejando de haberla hasta la fecha. Algunos   años   después   es   Fernando   de   Añasco   quien,   junto   con   la   ciudad,   estaba   en   contra   de   la   idea   de   Felipe   II,   que   decía   de construir      un   fuerte   enSanta   Catalina,   por   varias   razones,   entre   ellas   por   su   gran   coste   que   eran   60.000   ducados,   porque   sus   muros no   caían   a   plano   sino   a   escaque   y   porque   no   guardaban   bien   la   isleta   de   San   Sebastián,   la   cual   miraba   a   Berbería,   que   era   por donde   había   que   temer;   pero   se   construyó   el   Castillo   de   Santa   Catalina,   cosa   que   se   hizo   con   piedra   de   la   cantera   de   la   Isla   de   San Sebastián,   o   de   los   restos   del   templo   de   Saturno,   para   lo   cual   fue   necesario   hacer   unas   barcas   chatas   que   pudiesen   pasar   sin problemas por los bajos de la Caleta. Felipe   III,   en   1598,   tomó   resolución,   ordenando   que   se   hiciese   el   rebellín   de   la   Caleta   y   se   arreglase   y   reforzase   el   desembarcadero   o puerto   de   la   Caleta,   poniendo   el   número   de   cañones   necesarios   que   reforzasen   y   defendiesen   los   cuatro   ya   puestos   en   la   atalaya del Castillo de San Sebastián. En   1599   se   terminó   el   fuerte   de   la   Caleta   (a   la   entrada   del   Castillo)   arreglando   el   paso   a   la   isla   e   intensificando   los   trabajos   de   la torre.   Esta   torre   que   como   indicamos   se   terminó   en   1614,   se   artilló   con   anterioridad   a   esta   fecha,   siendo   necesario   señalar   por   mi parte,   la   carta   dirigida   por   la   Ciudad   al   Rey   fechada   el   24   de   febrero   de   1612   que   se   encuentra   en   la   actualidad   en   el   archivo   general de Simancas. Esta   torre   de   la   que   ya   hemos   hablado,   se   levantó   entre   peñas   vivas,   en   torreón   ovalado   y   de   duro   hormigón   de   piedra,   en   cuyo medio   se   abrió   un   postigo   al   cual   se   sube   por   una   escalera   levadiza,   que   quitada   a   su   tiempo,   queda   la   entrada   y   sus   atalayas   en vela.   Haciendo   escolta   toda   la   noche   en   lo   más   alto   de   ella,   es   donde   se   encuentran   las   piezas   de   artillería,   y   sobre   su   capitelillo   o linterna   hacen,   entrada   la   noche,   un   pequeño   fuego   de   teas   fáciles   de   prender,   la   cual   luz   o   hachón   encendido,   vista   por   las   demás torres de la costa, corresponden con otras de la misma forma. De   esta   suerte,   va   por   todo   el   Estrecho   de   Gibraltar   y   demás   costas   de   España,   por   un   lado   de   Poniente   y   por   otro   de   Levante, donde   están   en   vigilancia   de   enemigos,   y   para   servir   de   seña   a   los   navíos,   a   que   reconozcan   el   paraje   en   que   se   hallan;   repitiéndose algunas   veces   estas   señas   en   el   discurso   de   la   noche,   con   alta   utilidad   de   los   navegantes   especialmente   en   tiempos   de   neblinas, aguaceros   o   temporal.   Estos   eran   aún   más   estimados   antes   de   descubrirse   las   agujas   de   mareas,   siendo   muy   importante   la   labor   de la   Atalaya   cuando   descubre   navíos   enemigos,   que   entonces   derrama   la   luz   tantas   veces   cuantos   son   los   bajeles,      y   de   día   haciendo señales   con   humareda;   pero   en   caso   de   haber   artillería   se   excusa   esta   ceremonia,   porque   al   disparar   una   pieza   es   la   señal   mas proporcionada. Es   forzoso   señalar   el   ataque   que   los   ingleses,   en   el   año   1596,   hicieron   a   raíz   del   desastre   de   la   Armada   Invencible.   El   conde   de   Essex desembarcó   en   la   Ciudad,   efectuando   un   brutal   saqueo   en   el   que   el   invasor   se   llevó   hasta   las   rejas   de   las   ventanas.   Consecuencia   de ello   fue   que   se   pensase   de   nuevo   en   arreglar   las   defensas   del   puerto,   para   lo   cual   se   artilló   de   nuevo   la   torre   de   la   atalaya   del Castillo   de   San   Sebastián   bajo   la   dirección   de   Juan   de   la   Fuente   Hurtado,   siendo   don   Fernando   de   Ollos   gobernador   de   la   ciudad,   y aportando el dinero para su construcción un rico gaditano llamado don José del Duque. Con   otro   ataque   a   la   ciudad   en   el   año   1625   se   demostró   la   gran   efectividad   de   las   defensas   de   Cádiz,   pero   fue   necesaria   una reorganización,   que   se   llevó   a   cabo   por   Fuente   Hurtado,   poniendo   en   las   torres   guardas   de   artillería   y   atajadores   de   a   caballo.   Pocos años    después    se    volvió    a    descuidar    el    artillado    de    la    plaza    a    consecuencia    de    la    desatención    económica,    notándose    ésta particularmente   en   la   artillería,   ya   que   la   mayor   parte   andaba   por   el   suelo   por   estar   podridas   las   cureñas,   que   eran   de   madera (generalmente de caoba de Indias), careciendo además de municiones y pertrechos. En   el   siglo   XVIII   las   fortalezas   de   la   ciudad   se   distribuían   en   cuatro   frentes:   Frente   de   Tierra,   Frente   de   la   Caleta,   Frente   de   Poniente   y Frente   de   la   Bahía.   Del   segundo   frente   formaba   parte   el   Castillo   de   San   Sebastián,   donde   en   el   año   1705   se   comenzó   a   edificar   un nuevo   fuerte   en   el   extremo   de   la   isleta   que   miraba   a   la   plaza;   sus   muros   formaban   un   polígono   de   nueve   lados,   alargado   de   este   a oeste,   con   dos   ángulos   entrantes   y   el   resto   saliente,   todo   el   perímetro   estaba   provisto   de   parapetos   con   cañoneras   y   foso   de   agua, con   dos   puentes   levadizos,   uno   en   el   frente   este   y   otro   en   el   noroeste.   Ante   el   foso   había   una   plaza   de   armas   o   camino   cubierto   que defendía todo el terreno de la isla, que no era muy ancha (130 toesas en dirección  este-oeste y 45 en dirección norte-sur). Todavía   quedaba   el   ángulo   noroeste,   donde   se   encontraba   la   torre   y   la   ermita   de   San   Sebastián.   Esta   y   la   isla   entera,   hasta   llegar   al nuevo   fuerte,   estaban   protegidas   por   un   parapeto   en   todo   su   perímetro,   excepto   en   el   frente   sur,   que   se   dejaba   con   su   defensa natural.   En   esta   época   era   necesario   que   la   guarnición   aguardase   a   la   marea   baja   para   pasar   a   pie   desde   la   Puerta   de   la   Caleta   al Fuerte de San Sebastián. En   1739   había   en   el   fuerte   17   cañones   que,   según   Bartolomé   Amphoux,   debían   de   aumentarse   hasta   25.   Su   misión   era   impedir   que se   acercaran   embarcaciones   menores   o   cualquier   género   de   navíos   a   través   del   canalizo   de   entrada   que   había   frente   a   la   costa   sur, ayudando   con   sus   fuegos   a   las   baterías   del   Vendaval   e   impidiendo   la   entrada   en   la   Caleta.   El   Castillo   de   San   Sebastián,   junto   con   el de   Santa   Catalina,   defendían   la   Caleta   de   ese   nombre,   que   se   considera   útil   para   introducir   víveres   procedentes   de   Rota   en   caso   de que   se   hallase   situada   la   plaza,   pero   no   se   creía   que   por   este   lugar   pudieran   pretender   un   desembarco   los   enemigos.   Por   ello   no   se veía   la   necesidad   de   aumentar      su   artillería      por   encima   de   los   17   cañones   ya   existentes   a   no   ser   en   la   avanzada   –hoy   segundo fuerte- del Castillo y a los costados de la torre, para tener a raya a las bombardas que acaso quisiesen acercarse. Esta   modificación,   que   en   la   actualidad   conserva   su   construcción   primitiva,   está   compuesta   por   una   Iglesia,   cuarteles   en   estado   de servir,   cuarteles   sin   techo,   parajes   para   guardar   carenas   y   pertrechos;   almacén   para   la   pólvora,   alojamientos   para   oficiales,   casa   para el Castellano y cuerpos de guardia; ermita del Santo, cuarteles de los artilleros y Torre de San Sebastián. Más tarde y en el año 1771, se hicieron nuevas obras. El puente que lo une a la Caleta fue construido ese mismo año. La   Plaza   de   Armas   se   amplía   y   tiene   varios   cuarteles   para   la   guarnición-   pudiendo   albergar   hasta   600   hombres   –   existiendo   también alojamiento   para   el   gobernador.   La   muralla   es   de   un   espesor   de   5,85   metros,   rodeada   de   su   correspondiente   foso   con   la   parte anterior   de   éste   protegida   por   una   trinchera   de   estacas,   con   el   fin   de   evitar   los   posibles   desembarcos   desde   barquillas.   Esta   obra   es de   tal   forma   que   en   su   perímetro   con   grandes   galerías   interiores,   se   encuentran   50   bóvedas   para   poder   alojar   otras   tantas   piezas   de artillería.   En   las   bóvedas,   que   se   comunican   todas   por   dentro,   aún   se   puede   observar   su   interior,   que   tiene   forma   de   cono,   y   en   su techo las argollas que servían para sujetar a las piezas en el momento del retroceso al hacer fuego. Toda   esta   edificación   está   hecha   de   tal   manera   que   rodea   la   Plaza   de   Armas,   donde   se   encuentra   el   antiguo   y   moderno   faro.   Por   su parte   superior   y   a   descubierto,   se   encuentran   tantas   troneras   como   bóvedas,   con   los   enganches   correspondientes   para   las   piezas   y las bases que habían de servir para facilitar el giro, pues la puntería se hacía dejando fija la boca de fuego y girando la pieza. Para   finalizar,   citaré   como   dato   curioso   que   el   actual   Castillo   de   San   Sebastián   no   sólo   ha   servido   de   factoría,   faro,   fuerte,   atalaya, castillo   y   lazareto,   sino   que   también   sirvió   de   prisión.      Prueba   de   ello   nos   da   el   que   estuviera   preso,   entre   otros,   Sebastián   y   Ruiz   de Apodaca,   con   motivo   de   haber   mandado   quemar   los   cuatro   navíos   y   una   fragata   a   su   mando,   para   evitar   que   cayesen   en   manos   de los   ingleses,   en   la   isla   de   Trinidad   de   Barlovento,   en   el   año   1747.   Estuvo   preso   en   el   Castillo   hasta   el   año   1809,   en   su   día   7   de   julio,   en que   recibió   una   orden   de   don   Antonio   Escaño,   Ministro   de   Marina,   por   la   cual   se   le   restablecía   en   su   puesto   de   Jefe   de   la   Marina Real. También,    en    1809,    los    prisioneros    del    famoso    día    de    Bailén    fueron    encerrados    en    el    Fuerte    de    San    Sebastián;    entre    ellos    s encontraba   el   comandante   Dupont   de   Letang,   siendo   aquí   donde   escribió   su   famoso   libro   “El   arte   de   la   guerra”   y   tradujo   las   obras de Horacio a la lengua francesa. Otros   de   los   que   hay   noticias   ciertas   fueron   los   tres   parlamentarios   del   Ejército   Liberal   don   Felipe   del   Arco   Agüero,   don   Antonio   de Alcalá Galiano y don Miguel López Baños. Hoy,   este   Castillo   del   que   hemos   contado   tantas   noticias   como   nos   ha   sido   posible   encontrar,   después   de   haber   sufrido   las   obras que   corresponden   a   las   condiciones   de   habitabilidad   y   defensa,   tiene   el   acuartelamiento   necesario   para   mantener      -   en   las   mejores condiciones   –   el   material   y   cometido   a   su   cargo,   continuando   con   su   defensa   de   la   entrada   de   la   Bahía,   y   compartiendo   este cometido   con   su   eterna   misión   de   ayuda   a   la   navegación,   mediante   un   moderno   faro   y   sirena   que   avisan   a   los   barcos   no   sólo   de   la presencia de la costa, sino también de los muchos años de historia que en su suelo y muros se encierran.  
Fotografias...  Pusar para ver fotografias.

Apartado Web

News

© Et amet ipsum laboris in anim eiusmod et aute deserunt  
more info more info

Ea eiusmod

Non dolore cillum, labore eiusmod est cupidatat ea. Duis labore aute commodo. Nulla adipisicing non fugiat nulla aliqua. Officia sit tempor sint sed ipsum ut esse ad laboris tempor.
more info more info

Iusmod est cupidatat

Ea eiusmod non dolore cillum, labore eiusmod est cupidatat ea. Duis labore aute commodo. Nulla adipisicing non fugiat nulla aliqua.  

Dolore cillum

labore eiusmod est cupidatat ea. Duis labore aute commodo. Excepteur id non sunt sed eu magna lorem.

incididunt cillum.

Reprehenderit in in, incididunt quis reprehenderit et, enim in nostrud. In consequat incididunt ut pariatur non, sed lorem exercitation occaecat labore dolor ad pariatur laboris incididunt cillum. In aliqua minim enim mollit pariatur dolor lorem.

labore aute

labore eiusmod est cupidatat ea. Duis labore aute commodo. Excepteur id non sunt sed eu magna lorem.

Dolore cillum

labore eiusmod est cupidatat ea. Duis labore aute commodo. Excepteur id non sunt sed eu magna lorem.
Logotype