Puertollano

El   nacimiento   de   Puertollano   está   ligado   al   proceso   repoblador   de   Castilla   en   el   siglo   XIII   y   aparece   citado   por   primera   vez   en   la Concordia de 1245  denominándose PUERTOPLANO. En 1925 el Rey D Alfonso XIII concede a Puertollano el título de ciudad. Se   han   producido   hallazgos   materiales   en   la   comarca   que   nos   hablan   de   un   pasado   prehistórico   centrado   en   la   vega   del   Río Ojailén.   Conocemos   la   magnitud   del   poblamiento   paleolítico,   los   restos   Calcolíticos   del   Cerrillo   de   la   Azucena   y   Castillejo   de Asdrúbal,   los   cabezos   poblados   en   la   Edad   del   Bronce   como   el   célebre   Cerro   de   San   Sebastián   y   sus   importantes   testimonios artísticos   materializados   en   las   pinturas   esquemáticas,   los   restos   oretanos   y   romanos   localizados   a   orillas   del   Río   Ojailén,   las necrópolis   visigodas   de   la   Loma   de   las   Sepulturas   y   los   importantes   castillos   rurales   andalusíes   en   los   cerros   que   circundan   el   valle del río. En   la   Edad   Media,   bajo   la   dominación   musulmana,   nuestra   comarca   se   encuentra   en   el   centro   de   las   discordias   entre   la   España cristiana    y    la    musulmana.    Su    situación    geográfica    la    convierte    en    una    zona    insegura    y,    por    lo    tanto,    poco    apropiada    para asentamientos humanos estables. Esta   relativa   despoblación   cambió   a   raíz   de   la   victoria   de   las   tropas   cristianas   sobre   la   musulmanas   en   la   batalla   de   las   Navas   de Tolosa,   en   el   año   1212.   A   partir   de   entonces,   todo   nos   indica   que   la   comarca   empezó   a   poblarse   y   a   gozar   de   tranquilidad,   y   es   en esa época cuando tuvo lugar la fundación de Puertollano.

Arquitectura

Iglesia   de   Nuestra   Señora   de   la   Soledad   (s   XIV).   Antiguo   templo   dedicado a    San    Mateo    (S.    XIV-XV).    Es    el    edificio    religioso    más    antiguo    de Puertollano   conservado   íntegramente.   Se   desconoce   la   fecha   exacta   de su   construcción,   aunque   se   piensa   que   puede   datar   del   siglo   XIV   o   XV. Antigua   ermita   originariamente   dedicada   a   San   Mateo,   se   transforma   el culto en el siglo XVIII, pasando la advocación a la Virgen de la Soledad. El   templo   estaba   emplazado   junto   a   la   ruta   habitual   que   tomaban   los campesinos   lugareños   para   ir   a   trabajar   al   campo.   En   sus   inicios,   la edificación   estaría   prácticamente   rodeada   de   tierras   de   cultivo   (huertos o   eras),   con   la   excepción   de   la   casa   del   santero,   que   se   encontraba adosada   al   recinto.   La   ermita   ha   tenido   tanto   usos   religiosos   y   litúrgicos como   laicos,   ya   que   llegó   a   utilizarse   en   el   siglo   XVI   como   obrador   de   paños,   en   pleno   auge   de   la   actividad   textil.   Las imágenes   originales   que   existían   en   la   ermita   fueron   destruidas   durante   la   contienda   civil.   Posteriormente,   se   colocó   a   la Virgen de la Soledad en el centro del retablo, quedando San Mateo ubicado a la derecha de la Virgen. Iglesia   de   la   Virgen   de   Gracia   (s   XV).   Patrona   de   la   ciudad   de   Puertollano. La   ermita   fue   construida   en   1489   por   los   habitantes   de   Puertollano   en honor   a   María   Santísima   por   sobrevivir   a   la   peste   que   en   1348   había azotado   la   ciudad.   El   nombre   de   la   ermita   parece   responder   a   la   gracia que   la   Virgen   había   concedido   a   esta   villa.   El   edificio   está   construido   en piedra,   mide   40   metros   de   largo   por   7   de   ancho,   y   estaba   rodeado   a principios   del   siglo   XX   por   verjas   de   hierro   que   guardaban   el   recinto sagrado.     A     lo     largo     de     los     siglos     ha     ido     sufriendo     bastantes modificaciones.   Fue   incendiada   en   1936   y   reconstruida   en   1940.   Desde principios    del    siglo    XX    las    dependencias    anejas    fueron    modificadas, destinándose a escuelas hasta 1932. Iglesia   de   la   Asunción   (s   XVI).   Declarada   Bien   de   Interés   Cultural   en   julio   de   1992,   con   la   categoría   de   Monumento,   por   la Junta   de   Comunidades   de   Castilla-La   Mancha.   Esta   iglesia   fue   edificada   en   el   siglo   XVI   sobre   el   terreno   que   ocupaba   un antiguo   templo   dedicado   a   Santa   María.   La   construcción   está   realizada   en   mampostería   de   piedra   y   sillar   en   esquinas   y contrafuertes. Presenta dos portadas, una al norte y otra al sur. Portada   norte:    la   portada   más   temprana   es   la   del   acceso   norte, de   cuyas   formas   erosionadas   por   el   tiempo   se   desprende   una filiación      estilística      conforme      al      manierismo      arquitectónico imperante    en    España    desde    la    tercera    década    del    siglo    XVI. Concebida   a   modo   de   arco   triunfal   romano,   sobre   su   erosionado basamento   apean   cuatro   columnas   de   orden   corintio   dispuestas dos   a   dos   entre   cuyos   intercolumnios   se   disponen   dos   hornacinas aveneradas    concebidas    para    el    cobijo    de    sus    correspondientes esculturas.   El   arco   de   ingreso   aparece   caracterizado   por   una   rosca en   la   que   se   disponen   una   sucesión   de   querubines   y   por   las   dos virtudes   que   se   adaptan   al   espacio   de   la   enjuta.   La   parte   inferior   remata   con   su   correspondiente   entablamento derivado   asimismo   del   orden   corintio,   en   cuyo   friso   se   disponen   unas   desgastadas   labores   de   grutesco   flanqueando una   cartela   de   cueros   recortados   en   la   que   apreciamos   la   fecha   de   1562.   El   segundo   cuerpo,   partiendo   de   un   potente frontón    curvo    partido,    sobre    cuyos    aletones    se    disponen    las    alegorías    de    la    Fe    y    la    Fortaleza    (perfectamente identificadas   con   sus   correspondientes   cartelas),   remata   en   una   estructura   de   templete   clásico   compuesta   como   la inferior   a   partir   del   binomio   arco-dintel   rematando   en   un   frontón   triangular   que   parece   haber   perdido   la   figura   del querubín   que   cobijaba.   La   deteriorada   inscripción   del   entablamento   superior   parece   aludir   a   la   Titular   del   templo.   A pesar   de   lo   deteriorado   de   su   aspecto   se   trata   de   un   notable   ejemplar   de   portada   manierista   comparable   a   los mejores ejemplos de la región manchega. Portada   Sur:    Debido   a   su   ubicación   al   mediodía,   la   portada   sur   presenta   unos   perfiles   más   definidos   en   cuanto   a   su conservación.   En   este   caso   el   anónimo   maestro   opta   por   una   solución   arquitectónica   similar   a   la   de   la   portada   norte esquema   en   arco   triunfal   romano-   aunque   dotándola   de   mayor   simplicidad   y   elegancia,   fruto   de   la   depuración   de líneas   imperante   en   la   arquitectura   hispana   en   el   último   tercio   del   siglo   XVI.   En   este   caso,   partiendo   del   basamento encontramos   un   único   par   de   columnas   corintias   con   sus   respectivas   traspilastras   rematando   en   un   entablamento que   corresponde   al   mismo   orden   y   cuyo   friso   aparece   ornamentado   de   nuevo   con   figuras   del   repertorio   del   grutesco. El   arco   de   ingreso   se   nos   muestra   sobriamente   moldurado   y   únicamente   animado   por   una   carnosa   hoja   de   acanto   en la   dovela   clave.   En   las   enjutas,   alegorías   de   la   Fe   y   la   Caridad   estilísticamente   en   consonancia   con   el   arte   romanista introducido   en   este   momento   en   España.   El   segundo   cuerpo,   concebido   a   modo   de   templete   jónico   y   caracterizado por   una   mayor   depuración,   aparece   rematado   por   un   tondo   con   la   figura   arrebatadora   de   un   Dios   Padre   bendiciendo a   la   Humanidad   y   portando   un   orbe,   tondo   que   armoniza   perfectamente   con   el   templete   inferior   gracias   a   los elaborados   aletones   que   rematan   en   cabezas   de   dragón   fantaseadas.   El   tránsito   entre   el   primer   y   el   segundo   cuerpo se   aborda   con   la   disposición   de   prótomos   de   animales   de   carácter   híbrido,   jarrones   y   niños   “miguelangelescos”   que campean   sobre   la   cornisa.   La   fecha   de   1574   inscrita   en   una   de   las   cartelas   que   cuelgan   a   mitad   del   fuste   de   las columnas   nos   habla   del   conocimiento   del   tracista   de   la   obra   de   los   focos   artísticos   más   atentos   a   la   vanguardia   del momento. La   torre   posee   en   su   vertiente   norte   dos   ventanas   renacentistas   y   son   numerosas   las   marcas   de   metralla   de   la   Primera   Guerra Carlista   que   pueden   verse   en   ella.   En   las   fachadas   norte   y   sur   se   abren   sendos   ventanales   góticos   y   en   el   ábside   de   la   Iglesia   se encuentra   el   escudo   de   los   Austrias,   del   que   tomaría   la   ciudad   el   suyo.   También   aparece   un   reloj   de   sol   en   la   fachada   sur   fechado en   1604.   La   Iglesia   sufrió   dos   incendios,   uno   en   1838   durante   la   Primera   Guerra   Carlista   y   otro   en   1936   en   la   Guerra   Civil   Española. Posteriormente, el edificio ha pasado por varias reconstrucciones, realizándose la última en el año 1990.

Parques y jardines

Paseo de San Gregorio Jardín   botánico   del   siglo   XIX.   Se   asienta   en   lo   que   un   día   fue   el   Ejido   o   Prado   de   San   Gregorio   (campo   común   a   los   vecinos donde   se   encontraban   las   eras   y   solían   pastar   los   rebaños).   El   nombre   de   San   Gregorio   se   debe   a   la   ermita   que   se   levantaba junto   al   Ejido   bajo   la   advocación   de   este   santo,   protector   ante   las   innumerables   plagas   de   langostas   que   asolaban   estas tierras.   El   Ejido   de   San   Gregorio   se   fue   transformando   en   amplios   paseos   que   conectaban   la   Fuente   Agria   con   la   Virgen   de Gracia.   El   nacimiento   de   lo   que   hoy   se   llama   paseo   de   San   Gregorio (siglo    XIX)    se    debe    a    la    construcción    de    la    Casa    de    Baños    y    a    la importancia   que   fue   adquiriendo   a   mediados   del   siglo   XIX   como   una necesidad   de   los   propios   baños:   un   lugar   agradable   por   donde   pasear   y que   a   su   vez   sirviese   de   terapia   a   los   enfermos   que   venían   buscando remedio a sus dolencias. Es    considerado    como    la    zona    verde    más    significativa    de    la    ciudad, destinada    al    descanso    y    el    recreo    de    todos    los    ciudadanos.    Se caracteriza    por    una    gran    densidad    de    vegetación,    de    gran    valor ornamental   y   diversidad   de   especies   arbóreas.   El   paseo   de   San   Gregorio posee    una    superficie    total    de    22    383    m2    y    recoge    elementos    tan singulares   como   la   Casa   de   Baños,   Fuente   Agria,   Concha   de   la   Música,   y   Reloj   de   Flores.   Uno   de   los   elementos   dignos   de mencionar   aparte   es   la   Fuente   de   los   Leones,   que   ya   existía   en   los   años   veinte   del   pasado   siglo.   Con   la   construcción   del nuevo   Paseo   en   los   años   noventa   se   sustituyó   por   una   fuente   más   moderna   pero   que   mantenía   su   identidad,   mayor   que   la original, y con la majestuosidad que proporcionan los cuatro leones de bronce que la custodian. Paseo de San Gregorio Zona de “El Bosque” Posee   una   superficie   total   de   23   629   m2   con   2552   m2   de   parterres.   En   él   se   encuentran   zonas   verdes,   zonas   de   recreo   para niños   y   mayores   y   un   aparcamiento   subterráneo.   Esta   zona   del   paseo   posee   tres   áreas   definidas:   El   llamado   paseo   popular. En   la   zona   de   los   pares,   enmarcada   por   una   fila   de   árboles   por   su   lado exterior,   un   paseo   romántico,   como   se   denominó   cuando   se   realizó.   En la    zona    de    los    impares:    pérgolas,    soportes    y    celosías    de    hormigón acompañan   al   paseante.   Y   por   último,   cuenta   con   un   espacio   central, que   desde   la   confluencia   con   la   zona   sur,   acaba   culminando,   con   una fuente   monumental   y   pérgola   semicircular   con   pórtico,   delante   de   la ermita de la Virgen de Gracia. Acerca    de    la    historia    del    Paseo    de    El    Bosque    podemos    citar    la celebración   que   se   llevaba   a   cabo   desde   1899   de   la   llamada   Fiesta   del Árbol;    el    objetivo    de    la    fiesta    era    desarrollar    el    espacio    dedicado    al arbolado,    con    el    fin    de    mejorar    las    condiciones    climáticas    de    la población.   Otro   de   los   hitos   importantes   de   esta   zona   del   paseo   fue   la   existencia   de   “la   copa”.   Durante   la   primera   mitad   del siglo   XX,   el   riego   de   los   árboles   y   los   jardines   era   un   problema,   tanto   que   en   la   segunda   década   se   construyó   un   depósito   de agua   de   6000   m3   de   capacidad   con   este   fin.   Su   forma   era   hexagonal   en   la   mitad   inferior   y   circular   en   la   superior,   de   tal manera   que   popularmente   era   conocida   como   “la   copa”,   nombre   que   actualmente   mantiene   la   calle   que   se   situaba   frente   a este depósito de agua. Parque    del    Terri.    Escombrera    artificial    elevada    a    partir    de    la    década    de    1920    con    las    cenizas    y    escorias    de    carbón procedentes   del   lavadero   y   destilería   de   carbones   y   pizarras   bituminosas   de   Calatrava.   Con   una   altura   de   80   metros,   dejó   de utilizarse   en   la   década   de   1960,   cuando   la   empresa   Peñarroya   cerró   sus   instalaciones.   En   2008,   el   Ayuntamiento   en   su   afán por   conservar   y   poner   en   valor   el   patrimonio   minero,   planifica   la   transformación   de   este   montículo   en   una   zona   verde   para el    recreo    y    ocio    de    la    población.    El    parque    del    Terri    se    inaugura    en    junio    de    2010.    Existen    varias    teorías    sobre    su denominación,    posiblemente    de    origen    francés    (Terrier,    Terril),    aunque    la    única    denominación    por    la    que    podría    ser sustituida   es   por   la   de   monte   del   Terri,   el   monte   de   los   mineros,   el   monte   de   los   esfuerzos.   Junto   a   la   Nacional   420   se   ha ejecutado    un    área    de    entrada    con    una    gran    explanada    de    zahorra    compactada    como    pavimento    que    sirve    como aparcamiento   a   aquellos   visitantes   que   pretendan   acceder   peatonalmente   a   la   coronación   de   la   montaña.   En   lo   alto   de   la montaña    se    puede    disfrutar    de    diversas    vistas    de    Puertollano,    desde    la    mina    a    cielo    abierto    a    Encasur,    las    antiguas instalaciones   de   la   Sociedad   Minero   Metalúrgica   de   Peñarroya,   los   castilletes,   el   polígono   La   Nava,   la   Sierra   de   Puertollano   y una   amplia   estampa   de   la   ciudad.   Se   han   colocado   diversos   paneles   informativos   para   que   el   visitante   pueda   conocer   con todo detalle cada uno de los puntos que está contemplando. Parque   de   Las   Pocitas   del   Prior,   Conocida   popularmente   como   “el   Charcón   de   los   Patos”   (antes   "Charcón   de   Pocharra"),   se encuentra   ubicada   en   la   barriada   de   las   630.   Las   Pocitas   del   Prior   se   convirtieron   en   los   años   noventa   en   un   parque   urbano idóneo   para   el   ocio   y   recreo   de   la   población.   Este   parque   está   formado   por   una   laguna   que   recoge   el   agua   de   dos manantiales,   de   los   que   uno   suministra   agua   a   la   fuente   situada   en   el   interior   de   la   pequeña   caseta   existente   en   el   margen de   la   laguna.   Ambos   manantiales   al   llegar   las   lluvias   otoñales   abastecen   de   agua   a   este   pequeño   humedal.   Las   Pocitas   del Prior   han   servido   a   algunas   aves   migratorias   como   zona   de   descanso   o   de   paso   y   de   reproducción,   lo   que   ha   generado   un espacio   en   el   que   conviven   algunas   especies   de   ánades   muy   significativas.   Entre   ellas   podemos   destacar   la   cuchara   común, la focha común, el ánade azulón, la gallineta común y el ganso doméstico. Fuente    Agria    en    el    Paseo    San    Gregorio.    Es    el    monumento    más representativo   de   Puertollano.   La   referencia   documental   más   antigua   de la   fuente   data   de   1575,   bajo   el   reinado   de   Felipe   II   .   No   fue   hasta   1676 cuando     el     doctor     Alfonso     Limón     Montero     diera     a     conocer     las propiedades    beneficiosas    del    agua    agria    para    diversas    afecciones mediante   la   obra   literaria   "Espejo   cristalino   de   las   aguas   de   España". Desde   entonces   su   uso   se   generalizó,   llegando   a   conocerse   en   todo   el contexto   nacional.   El   prestigio   alcanzado   por   el   agua   agria   hizo   que   se llegara   a   embotellar   con   la   etiqueta   de   "agua   aciduloalcalino-ferruginosa de Puertollano", al precio de 38 céntimos la botella en 1894. Fuente   de   Los   Cinco   Caños   o   Fuente   del   Pilar.   Pozo   público.   Mediado   el   siglo   XIX,   el   vecindario   de   Puertollano   se   surtía   de dos   manantiales   de   agua   dulce:   la   llamada   Fuente   de   la   Santa,   emplazada   en   la   falda   del   Cerro   de   Santa   Ana,   y   de   otro manantial ubicado al este de la localidad. Originariamente,   la   Fuente   de   los   Cinco   Caños   o   Fuente   del   Pilar,   fue   el   primer   pozo   público   junto   al   cual   se   ubicó   el histórico   casco   urbano   de   Puertollano.   En   un   principio   la   fuente   estaba   ubicada   en   la   actual   Plaza   de   la   Tercia   trasladándose en   el   último   tercio   del   siglo   XIX   a   la   calle   de   las   Cañas.   En   1920   la   corporación   decidió   reformar   la   fuente,   dotándola   de puertas y marquesina. Posteriormente, en 1991, se colocó una verja en cada uno de los “huecos” o entradas a la fuente. El   reloj   de   las   Flores.   El   primitivo   reloj   fue   inaugurado   en   la   feria   de   mayo   de   1962.   Poseía   forma   esférica   y   vino   a   ocupar   el lugar que dejó un antiguo templete de música. La   Concha   de   la   Música.   A   principios   del   siglo   XX   se   construyó   en   el paseo   de   San   Gregorio   un   pabellón   de   música   de   hierro   forjado,   que   en los   años   cincuenta   fue   demolido.   Este   se   sustituiría   en   el   año   1953   por lo    que    se    denominó    “La    Concha    de    la    Música”    que,    además    de    ser utilizada   por   la   Banda   Municipal   y   para   otras   actividades   locales,   poseía una   biblioteca   en   su   parte   inferior,   que   se   ha   suprimido   en   la   actual Concha    de    Música.    En    el    año    1956    se    adosó    una    pequeña    fuente semicircular    y    luminosa,    que    tenía    en    su    centro    una    lira    ornada    de laureles    sobre    un    pedestal    de    granito.    Tras    ella,    aparecían    unos pentagramas   con   las   notas   del   himno   nacional.   A   los   lados   había   dos bajorrelieves   con   dos   mujeres   que   sostenían   cántaros   cuyas   bocas   eran   surtidores   de   agua.   El   actual   escenario   de   la   Concha se ha convertido en lugar de encuentro y recreo.

Museos e instalaciones culturales

Museo de la Minería y Castillete Pozo Norte. Museo   de   la   Minería.   Incluye   el   castillete   minero   del   Pozo   Norte,   inspirado   en   la   Escuela   de   Eiffel,   así   como   una   reproducción del   original   de   la   escultura   "Minera   de   Puertollano",   obra   del   escultor   Julio   Antonio   [1909],   procedente   del   Museo   de   Arte Moderno   de   Tarragona).   Por   otro   lado,   se   puede   visitar   una   interesante   Mina   Imagen,   en   la   que   se   reproducen   todas   las labores   de   minería   tradicional   del   carbón   que   hubo   en   Puertollano   desde   1873   hasta   la   desaparición   de   las   minas   de interior. Museo municipal. Centro de Ocio y Naturaleza "Dehesa Boyal de Puertollano". Otros monumentos y lugares de interés[editar] Antiguo Balneario Casa de Baños. Casa    de    baños.    Antiguo    balneario    de    agua    agria    medicinal.    En    la actualidad   es   utilizado   como   Oficina   de   Atención   al   Ciudadano,   aunque también   se   compartió   el   uso   como   Oficina   de   Turismo   (actualmente cerrada).   Obra   arquitectónica   que   data   de   1850   realizada   a   base   de sillares    de    arenisca    extraída    de    una    cantera    local.    Era    un    antiguo balneario     que     se     abastecía     de     las     aguas     mineromedicinales     que provenían   de   la   Fuente   Agria.   La   entrada   de   los   baños   de   Puertollano   en   el   contexto   nacional   se   produjo   a   partir   de   1817, fecha de creación del cuerpo de Médicos-Directores de Aguas Minerales y Baños de España.  Monumento   a   la   minería.   El   monumento   se   realizó   con   la   idea   de   inmortalizar   las   raíces   mineras   de   Puertollano.   Fue ejecutado   por   el   escultor   José   Noja   y   está   situado   junto   al   puente   de   San   Agustín,   que   enlaza   el   centro   urbano   con   las barriadas   mineras   de   “El   Carmen”   y   de   “Las   Mercedes”.   Representa   a   un   grupo   de   mineros   trabajando   dentro   de   una   galería, con   un   estilo   realista   intentando   mostrar   dos   escenas   en   un   mismo   momento:   la   entibación   y   la   extracción   realizada   por   un picador. Monumento a las viudas de los caídos en el trabajo. Monumento a los caídos en el trabajo. Monumento   al   minero.   Este   monumento   está   situado   en   el   cerro   de   Santa   Ana,   el Monumento   al   Minero   es   obra   del   escultor   José   Noja,   y   se   realizó   con   los   fondos provenientes   de   una   cuestación   (gracias   a   la   labor   que   desarrolló   una   Comisión popular   que   se   constituyó)   y   la   aportación   del   Ayuntamiento.   El   26   de   febrero   de 1983   fue   inaugurada   esta   escultura   tallada   en   bronce,   de   14   toneladas   y   9   metros de    altura.    Está    formada    con    bloques,    constituyendo    su    parte    inferior    las    dos piernas.   Es   de   estilo   neorrealista.   Destaca,   en   el   lugar   donde   iría   el   corazón,   un hueco    que    según    el    artista    representa    el    corazón    y    el    sentir    del    pueblo    de Puertollano.   Es   el   homenaje   de   la   ciudad   a   todos   aquellos   que   dedicaron   su   vida   al trabajo   en   la   mina.   El   monumento   carece   de   símbolos   propios   de   la   minería.   No lleva   pico,   ni   pala,   ni   casco,   ni   alforjas,   etc.   La   minería   conlleva   distintos   tipos   de herramientas de trabajo, pero aquí el autor prefirió unificar a todas con la carbura. Valle de Alcudia. Castillete minero del Pozo Santa María, (39 m. de altura y casi 61.000 kg de peso). Auditorio Municipal "Pedro Almodóvar". Parque del Pozo Norte. Antigua destilería de pizarras de Calatrava y escombrera "El Terri". Torre telegráfica de Mathé (conocida como la "Chimenea Cuadrá") de la Línea Madrid-Cádiz, (1847-1857).

Economía

Su economía estuvo basada en el pasado en la agricultura, la ganadería, los textiles y las minas de carbón y pizarras bituminosas. Hasta   1873   no   se   descubrieron   yacimientos   de   carbón.   La   extracción   del   mineral   fue   controlada   por   la   Sociedad   Minera   y Metalúrgica   de   Peñarroya   (SMMP)   y   los   años   de   la   Primera   Guerra   Mundial,   con   las   minas   a   pleno   rendimiento,   fueron   de   bonanza para   la   comarca.   Siguieron   en   explotación   durante   los   años   veinte,   la   Segunda   República   y   la   Guerra   Civil.   Tras   el   conflicto   la producción   creció   hasta   el   año   1958,   después   disminuyó   paulatinamente   y   llegó   el   cierre   de   las   minas   en   1976   por   parte   de Hullera   del   Centro   S.   A.   No   obstante,   durante   el   año   siguiente   desembarcó   en   Puertollano   la   Empresa   Nacional   Carbonífera   del   Sur (Encasur)   para   hacer   la   explotación   a   cielo   abierto.   Actualmente   ha   abierto   expediente   de   regulación   de   empleo.15​   En   la   actualidad es   la   ciudad   más   industrial   de   Castilla-La   Mancha.[cita   requerida]   La   producción   de   su   complejo   Petroquímico   es   la   más   variada   y completa   de   España[cita   requerida].   En   el   sector   termoeléctrico   posee   dos   centrales,   las   de   E-on   Central   térmica   de   Puertollano   y Elcogas,   basadas   ambas   en   la   combustión   de   carbón,   siendo   la   segunda   de   tipo   GICC,   que   fue   demolida   en   2015.   En   cuanto   al sector   minero,   solamente   queda   en   explotación   una   mina   (EMMA)   de   la   cual,   ENCASUR   (empresa   que   la   explota),   extrae   carbón   a cielo abierto. Actualmente,   la   economía   está   viviendo   un   importante   avance   debido   a   la   disponibilidad   de   un   suelo   industrial   muy   bonificado por   el   municipio   y   la   comunidad   autónoma   y   la   instalación   de   un   gran   número   de   empresas   relacionadas   con   la   producción   de materiales   energéticos   alternativos,   sobre   todo   paneles   solares.   Desde   hace   unos   años,   a   Puertollano   se   le   apoda   Ciudad   de   la Energía,[cita   requerida]16​   siendo   una   de   las   ciudades   más   importantes   de   España   y   estando   a   la   cabeza   de   Europa   en   cuanto   a energías limpias[cita requerida]. La   característica   de   Puertollano   más   llamativa   es   su   emplazamiento.   Situada   en   una   de   las   comarcas   más   deprimidas   de   España   y con    pequeños    y    dispersos    núcleos    rurales    (casi    todos    ellos    en    recesión).Puertollano    hace    las    veces    de    una    gran    ciudad demandando   trabajo   especializado   y   comercio   a   toda   su   comarca,   norte   de   los   Pedroches   (Córdoba)   y   gran   parte   de   la   provincia de Ciudad Real. 

Fiestas

Recopilado de la Web del colegio Severo-Ochoa de Puertollano Feria de Mayo En   1995   cumplió   su   primer   centenario.   Se   celebran   en   los   primeros   días   del   mes   de   Mayo.   Estas   fiestas   datan del   año   1895   cuando   el   entonces   Alcalde   de   Puertollano,   don   Fulgencio   Arias   Cabañero,   promovió   la   creación   de una   Feria   que   aunase   un   pequeño   y   desorganizado   mercado   de   ganado,   que   se   hacia   en   las   afueras   del   pueblo y la celebración de las Cruces de Mayo. Feria de Septiembre Fiestas   de   la   Virgen   de   Gracia.      Cada   8   de   Septiembre   miles   de   puertollanenses   se   echan   a   la   calle   a   vivir   la   fiesta de   la   virgen   de   Gracia,   jornada   en   la   que   la   patrona   sale   en   procesión,   se   realiza   un   hermoso   manto   de   flores   en la   calle   aduana   y   se   disparan   fuegos   artificiales   a   la   llegada   de   la   patrona   a   su   ermita.   Los   actos   religiosos,   como la   multitudinaria   ofrenda   floral,   se   combinan   con   las   actividades   lúdicas   y   atracciones   en   el   Recinto   Ferial,   que de   nuevo   se   llena   de   Casetas,   farolillos   y   luces   multicolores.   Son   unas   fiestas   de   encuentro,   a   las   que   acuden   numerosas   personas que, por diversas circunstancias, tuvieron que dejar nuestra ciudad. Día del Chorizo Todos   los   23   de   enero   de   cada   año,   festividad   de   San   Ildefonso,   se   celebra   en   Puertollano   el   tradicional   Día   del Chorizo.      Sobre   el   origen   de   esta   fiesta   no   se   conserva   ninguna   constancia   documental.   se   ha   dicho   que   es   una fiesta   reciente   y   que   su   origen   hay   que   buscarlo   durante   el   reinado   de   Alfonso   XII   ó   XIII,   cuando   las   tropas   del Rey   recalaron   en   Puertollano,   coincidiendo   con   la   onomástica   del   soberano   reinante.   Dispuestos   a   celebrarla, bien   las   autoridades   municipales,   bien   los   vecinos,   les   ofrecieron   lo   poco   que   tenían   para   agasajarlos:   los chorizos   metidos   en   orzas   con   aceite   de   la   reciente   matanza   del   cerdo.   De   este   modo,   este   acontecimiento   puntual   se   convirtió   en costumbre. También   se   dice   que   es   una   ocasión   donde   se   consumían,   por   primera   vez,   los   productos   que   se   elaboraban   en   la   matanza tradicional del cerdo. Por   último,   y   quizás   sea   la   más   verosímil,   se   ha   apuntado   que   pudiera   ser   un   acto   colectivo   de   consumo   de   productos   del   cerdo por el que se hacía pública profesión de fe cristiana: los falsos conversos, al igual que los árabes, no podrían hacerlo. Lo cierto es que todas las tardes del 23 de Enero, a pesar del frío que haga, se sigue saliendo al campo a comer el chorizo. Día del Hornazo En   Puertollano   y   su   entorno   se   denomina   hornazo   a   la   torta   de   bizcocho   confeccionada   amasando   harina,   aceite crudo,   huevo   batido   y   azúcar,   coronada   con   uno   o   varios   huevos   cocidos,   fijados   con   un   lazo   de   la   misma   masa, todo   ello   horneado   y   luego   bañado   con   una   sencilla   mermelada   compuesta   de   clara   de   huevo   y   azúcar,   para   luego ser espolvoreado todo con azúcar glassé al enfriarse. En   el   pasado   era   un   dulce   confeccionado   por   las   mujeres   en   sus   hornos   de   leña,   pero   en   la   actualidad   se   fabrica   en casas particulares, hornos artesanos o industriales. El   nombre   de   hornazo   es   común   en   La   Mancha   y   Murcia,   en   tanto   que   en   Cataluña   se   llaman   monas   y   se   adornan   con   figuras   de chocolate;   en   Aragón,   se   conoce   como   culecas   a   una   especie   de   pan   quemado   adornado   con   huevos   duros;   mientras   que   en Valencia   los   dulces   típicos   de   estas   fechas   son   los   borreguitos,   que   adoptan   forma   de   media   luna   o   reproducen   a   distintos animales domésticos. En   nuestra   ciudad   la   popular   festividad   del   Hornazo   tiene   lugar   el      Domingo   siguiente   al   Domingo   de   Resurrección.   Sus   orígenes   se remontan    seguramente    al    siglo    XVI,    cuando    esta    singular    devoción    mariana    alcanza    una    extraordinaria    difusión    en    ambas vertientes de Sierra Morena, extendiéndose las ermitas y cofradías bajo su advocación por todo el Campo de Calatrava. Existe   una   interpretación   más   profunda   a   esta   fiesta   de   primavera,   propuesta   por   sesudos   antropólogos,   y   que   haría   retroceder esta   costumbre   mucho   en   el   tiempo.   Según   sus   teorías,   Pascua   coincide   con   el   Equinocio   de   Primavera,   que   siempre   se   ha asociado   con   el   resurgir   de   la   vida,   tras   el   invierno.   Asimismo,   que   también   los   huevos   representan   el   origen   de   la   vida,   por   los   que se les relaciona con esta fiesta de la naturaleza y de los sentidos. Mucho   más   prosaica   es   mi   hipótesis.   Predicadores   franciscanos   habían   recalado   por   Puertollano   desde   fines   de   la   Edad   Media   con motivo   de   las   misiones   populares   y   los   tiempos   de   mayor   significado   espiritual   para   los   católicos   (Advientos,   Cuaresma   y   Semana Santa).   No   sería   descabellado   que   los   lugareños   ofreciesen   como   regalo   a   estos   reputados   frailes   algún   bollo   con   los   ingredientes que   tenían   a   mano,   añadiéndoles   huevo   de   adorno,   porque   es   precisamente   en   primavera   cuando   la   puesta   de   las   gallinas   está   en pleno   apogeo.   Cuando   una   comunidad   de   franciscanos   descalzos   decidió   fundar   un   convento   en   las   afueras   de   la   villa,   esta costumbre   se   convirtió   en   tradición.   Tanto   es   así   que,   ya   en   el   siglo   XIX,   nos   consta   que   los   mejores   oradores   de   San   Pedro   de Alcántara,   conocidos   por   todos   como   los   Gilitos,   se   encargarán   de   pronunciar   un   sermón   en   la   parroquia   de   la   Asunción   el Domingo de Cuasimodo, siendo gratificados por el ayuntamiento y agasajados por las beatas. Día del Voto Es   una   tradición   de   650   años   de   antigüedad.   Ocho   días   después   de   la   Ascensión,   todos   los   habitantes   de Puertollano   están   invitados   por   el   Ayuntamiento   a   comer   carne   vacuna   con   patatas,   que   reúne   a   miles   de personas.   Con   ello   se   rememora   el   Voto   que   los   13   vecinos,   (unos   65   habitantes),   supervivientes   de   la   peste negra   del   año   1348   hicieron   a   la   Virgen,   a   quien   sacrificaron   13   vacas   para   que   les   protegiera.   Obrado   el milagro,   todos   los   años   se   perpetúa   este   Voto   el   día   de   la   octava   de   la   Ascensión   (el   jueves   siguiente)   por   medio de ofrecer una comida de carne de vaca a quien lo solicita. (VER PLEGARIA). La   Peste   Negra   tuvo   su   origen   en   Asia,   África   Central   y   las   estepas   de   Euroasia.   Fue   introducida   en   Europa   en   el   S.   XIV   por   los comerciantes   Genoveses   en   sus   rutas   con   los   puertos   del   Mar   Negro,   infectando   todos   los   puertos   del   mediterráneo.   Ratas,   pulgas y la misma tripulación pudieron ser los vehículos transmisores. El   más   leve   contacto   con   un   enfermo   propagaba   la   enfermedad   que   iba   pasando   de   unos   a   otros.   Los   síntomas   de   la   enfermedad eran: temperatura alta, dolores, delirio, vértigos, erupción de manchas rojas por todo el cuerpo, grandes golpes de tos. El   Papa   ordeno   que   todas   las   personas   presentes   o   cercanas   a   un   pestoso,   al   estornudar   este   dijera:   "Que   Dios   te   bendiga";   por ello, ahora en nuestros días, cuando alguien estornuda decimos: ¡Jesús!. La   elección   de   la   vaca   para   dar   de   comer   a   los   ciudadanos   hay   que   buscarla   en   la   condición   de   animal   sagrado,   y   a   la   convicción   de que al ser al ser el vacuno en animal menos numeroso de la cabaña ganadera se le concedería mayor valor a la promesa realizada. Por   otro   lado,   se   pensaba   que   cuando   estallaba   una   peste,   si   se   conducía   un   animal   por   los   barrios   de   la   localidad,   aquel   recogía   la peste   y   entonces   se   sacrificaba.   Dicha   creencia   puesta   en   práctica   dio   origen   al   paseíllo   de   de   la      vaca   del   voto,   tradición   que   dura hasta nuestros días. La   antigüedad   centenaria   de   esta   conmemoración   (sólo   se   dejó   de   celebrar,   por   orden   del   Ayuntamiento,   durante   la   II   República, aunque   los   vecinos   lo   siguieron   celebrando   por   su   cuenta),   la   relevancia   que   conserva   año   tras   año   y   el   amplio   respaldo   popular que    presenta,    han    conseguido    que    la    Junta    de    Comunidades    de    Castilla-La    Mancha,    la    haya    declarado    FIESTA    DE    INTERÉS TURÍSTICO REGIONAL. Muy   ligada   a   la   conmemoración   del   Santo   Voto   se   encontraba   la   Fiesta   de   los   Mayos   a   la   Virgen.   En   Puertollano   se   han   celebrado   a lo   largo   de   su   historia   tres   tipos   de   Mayo:   A   la   Cruz   (tercer   día   de   Mayo),   a   las   mozas   (última   noche   de   Abril)   y   a   la   Virgen   (víspera del día del Voto). El Carnaval en Puertollano Antes   de   la   guerra   civil,   los   carnavales   tenían   un   eco   importante   en   Puertollano.   La   población   se   echaba   a   la calle    a    disfrutar    del    desenfreno,    ataviados    con    vestiduras    apropiadas    y    enmascarados    para    evitar    ser reconocidos. Charangas   y   estudiantinas,   coros   y   murgas,   chirigotas   y   comparsas,   desfilaban   por   las   calles   desde   el   Sábado, cantando    letrillas    jocosas    que    aludían    generalmente    a    sucesos    locales,    políticos    y    de    vecinos    concretos, descritos   con   agudeza   satírica,   deteniéndose   en   cada   casa,   ante   los   grupos   de   personas   reunidos   en   la   calle   y   en   los   comercios para   recibir   donativos.   De   esta   tradición   de   murgas   y   chirigotas   son   descendientes   las   actuales,   que   siguen   llenando   las   calles   de Puertollano de letras satíricas y en muchos casos reivindicativas e incomodas. El   Carnaval   de   Puertollano   comienza   el   Domingo   con   el   pregón   en   la   concha   de   la   música   donde   las   murgas   dan   a   conocer   sus primeras   letras,   después   de   la   lectura   del   pregón,   es   costumbre   encontrar   a   murgas   y   chirigotas   interpretando   sus   canciones   entre corros de gente. El   día   grande   del   Carnaval   de   Puertollano   es   el   Sábado   de   piñata,   teniendo   lugar   el   desfile   de   carrozas   y   comparsas.   Una   vez terminado   este   llega   el   concurso   regional   de   agrupaciones   de   carnaval.   Durante   5   horas   las   murgas   de   Puertollano   y   la   provincia divierten a un Auditorio que siempre se llena hasta la bandera.
© Vicenteg  - contacto:  vtg@vicentetg.es  
Disfruta navegando por ella
Web de Vicentetg Web de Vicentetg Web de Vicentetg Web de Vicentetg Web de Vicentetg
Web dedicada a Cádiz, al mundo de la Radioafición y a Puertollano la ciudad donde nací  en la provincia de Ciudad Real.

Puertollano

El    nacimiento    de    Puertollano    está    ligado    al proceso   repoblador   de   Castilla   en   el   siglo   XIII   y aparece   citado   por   primera   vez   en   la   Concordia de    1245        denominándose    PUERTOPLANO.    En 1925      el      Rey      D      Alfonso      XIII      concede      a Puertollano el título de ciudad. Se    han    producido    hallazgos    materiales    en    la comarca     que     nos     hablan     de     un     pasado prehistórico   centrado   en   la   vega   del   Río   Ojailén. Conocemos      la      magnitud      del      poblamiento paleolítico,   los   restos   Calcolíticos   del   Cerrillo   de la   Azucena   y   Castillejo   de   Asdrúbal,   los   cabezos poblados   en   la   Edad   del   Bronce   como   el   célebre Cerro    de    San    Sebastián    y    sus    importantes testimonios     artísticos     materializados     en     las pinturas    esquemáticas,    los    restos    oretanos    y romanos   localizados   a   orillas   del   Río   Ojailén,   las necrópolis     visigodas     de     la     Loma     de     las Sepulturas    y    los    importantes    castillos    rurales andalusíes   en   los   cerros   que   circundan   el   valle del río. En      la      Edad      Media,      bajo      la      dominación musulmana,   nuestra   comarca   se   encuentra   en el    centro    de    las    discordias    entre    la    España cristiana      y      la      musulmana.      Su      situación geográfica   la   convierte   en   una   zona   insegura   y, por        lo        tanto,        poco        apropiada        para asentamientos humanos estables. Esta   relativa   despoblación   cambió   a   raíz   de   la victoria     de     las     tropas     cristianas     sobre     la musulmanas    en    la    batalla    de    las    Navas    de Tolosa,   en   el   año   1212.   A   partir   de   entonces, todo    nos    indica    que    la    comarca    empezó    a poblarse   y   a   gozar   de   tranquilidad,   y   es   en   esa época     cuando     tuvo     lugar     la     fundación     de Puertollano.

Arquitectura

Iglesia   de   Nuestra   Señora   de   la   Soledad   (s XIV).   Antiguo   templo   dedicado   a   San   Mateo (S.    XIV-XV).    Es    el    edificio    religioso    más antiguo        de        Puertollano        conservado íntegramente.      Se      desconoce      la      fecha exacta     de     su     construcción,     aunque     se piensa   que   puede   datar   del   siglo   XIV   o   XV. Antigua   ermita   originariamente   dedicada   a San    Mateo,    se    transforma    el    culto    en    el siglo    XVIII,    pasando    la    advocación    a    la Virgen de la Soledad. El   templo   estaba   emplazado   junto   a   la   ruta habitual     que     tomaban     los     campesinos lugareños   para   ir   a   trabajar   al   campo.   En sus        inicios,        la        edificación        estaría prácticamente      rodeada      de      tierras      de cultivo   (huertos   o   eras),   con   la   excepción de   la   casa   del   santero,   que   se   encontraba adosada    al    recinto.    La    ermita    ha    tenido tanto    usos    religiosos    y    litúrgicos    como laicos,   ya   que   llegó   a   utilizarse   en   el   siglo XVI   como   obrador   de   paños,   en   pleno   auge de      la      actividad      textil.      Las      imágenes originales   que   existían   en   la   ermita   fueron destruidas     durante     la     contienda     civil. Posteriormente,   se   colocó   a   la   Virgen   de   la Soledad   en   el   centro   del   retablo,   quedando San    Mateo    ubicado    a    la    derecha    de    la Virgen. Iglesia     de     la     Virgen     de     Gracia     (s     XV). Patrona    de    la    ciudad    de    Puertollano.    La ermita    fue    construida    en    1489    por    los habitantes     de     Puertollano     en     honor     a María   Santísima   por   sobrevivir   a   la   peste que   en   1348   había   azotado   la   ciudad.   El nombre   de   la   ermita   parece   responder   a   la gracia   que   la   Virgen   había   concedido   a   esta villa.   El   edificio   está   construido   en   piedra, mide   40   metros   de   largo   por   7   de   ancho,   y estaba    rodeado    a    principios    del    siglo    XX por    verjas    de    hierro    que    guardaban    el recinto   sagrado.   A   lo   largo   de   los   siglos   ha ido     sufriendo     bastantes     modificaciones. Fue   incendiada   en   1936   y   reconstruida   en 1940.    Desde    principios    del    siglo    XX    las dependencias    anejas    fueron    modificadas, destinándose a escuelas hasta 1932. Iglesia    de    la    Asunción    (s    XVI).    Declarada Bien   de   Interés   Cultural   en   julio   de   1992, con    la    categoría    de    Monumento,    por    la Junta      de      Comunidades      de      Castilla-La Mancha.    Esta    iglesia    fue    edificada    en    el siglo   XVI   sobre   el   terreno   que   ocupaba   un antiguo   templo   dedicado   a   Santa   María.   La construcción          está          realizada          en mampostería   de   piedra   y   sillar   en   esquinas y    contrafuertes.    Presenta    dos    portadas, una al norte y otra al sur. Portada      norte:       la      portada      más temprana    es    la    del    acceso    norte,    de cuyas     formas     erosionadas     por     el tiempo     se     desprende     una     filiación estilística     conforme     al     manierismo arquitectónico    imperante    en    España desde   la   tercera   década   del   siglo   XVI. Concebida    a    modo    de    arco    triunfal romano,        sobre        su        erosionado basamento   apean   cuatro   columnas   de orden    corintio    dispuestas    dos    a    dos entre        cuyos        intercolumnios        se disponen   dos   hornacinas   aveneradas concebidas     para     el     cobijo     de     sus correspondientes    esculturas.    El    arco de   ingreso   aparece   caracterizado   por una   rosca   en   la   que   se   disponen   una sucesión   de   querubines   y   por   las   dos virtudes   que   se   adaptan   al   espacio   de la   enjuta.   La   parte   inferior   remata   con su       correspondiente       entablamento derivado   asimismo   del   orden   corintio, en     cuyo     friso     se     disponen     unas desgastadas      labores      de      grutesco flanqueando    una    cartela    de    cueros recortados    en    la    que    apreciamos    la fecha    de    1562.    El    segundo    cuerpo, partiendo   de   un   potente   frontón   curvo partido,     sobre     cuyos     aletones     se disponen    las    alegorías    de    la    Fe    y    la Fortaleza   (perfectamente   identificadas con     sus     correspondientes     cartelas), remata   en   una   estructura   de   templete clásico   compuesta   como   la   inferior   a partir        del        binomio        arco-dintel rematando    en    un    frontón    triangular que   parece   haber   perdido   la   figura   del querubín   que   cobijaba.   La   deteriorada inscripción   del   entablamento   superior parece   aludir   a   la   Titular   del   templo.   A pesar   de   lo   deteriorado   de   su   aspecto se    trata    de    un    notable    ejemplar    de portada   manierista   comparable   a   los mejores      ejemplos      de      la      región manchega. Portada   Sur:    Debido   a   su   ubicación   al mediodía,     la     portada     sur     presenta unos   perfiles   más   definidos   en   cuanto a    su    conservación.    En    este    caso    el anónimo      maestro      opta      por      una solución   arquitectónica   similar   a   la   de la    portada    norte    esquema    en    arco triunfal   romano-   aunque   dotándola   de mayor    simplicidad    y    elegancia,    fruto de   la   depuración   de   líneas   imperante en   la   arquitectura   hispana   en   el   último tercio     del     siglo     XVI.     En     este     caso, partiendo               del               basamento encontramos       un       único       par       de columnas   corintias   con   sus   respectivas traspilastras        rematando        en        un entablamento     que     corresponde     al mismo    orden    y    cuyo    friso    aparece ornamentado   de   nuevo   con   figuras   del repertorio    del    grutesco.    El    arco    de ingreso    se    nos    muestra    sobriamente moldurado   y   únicamente   animado   por una    carnosa    hoja    de    acanto    en    la dovela   clave.   En   las   enjutas,   alegorías de   la   Fe   y   la   Caridad   estilísticamente en   consonancia   con   el   arte   romanista introducido     en     este     momento     en España.   El   segundo   cuerpo,   concebido a      modo      de      templete      jónico      y caracterizado        por        una        mayor depuración,   aparece   rematado   por   un tondo   con   la   figura   arrebatadora   de   un Dios       Padre       bendiciendo       a       la Humanidad   y   portando   un   orbe,   tondo que    armoniza    perfectamente    con    el templete       inferior       gracias       a       los elaborados   aletones   que   rematan   en cabezas     de     dragón     fantaseadas.     El tránsito   entre   el   primer   y   el   segundo cuerpo   se   aborda   con   la   disposición   de prótomos     de     animales     de     carácter híbrido,           jarrones           y           niños “miguelangelescos”       que       campean sobre    la    cornisa.    La    fecha    de    1574 inscrita    en    una    de    las    cartelas    que cuelgan     a     mitad     del     fuste     de     las columnas   nos   habla   del   conocimiento del    tracista    de    la    obra    de    los    focos artísticos   más   atentos   a   la   vanguardia del momento. La     torre     posee     en     su     vertiente     norte     dos ventanas    renacentistas    y    son    numerosas    las marcas     de     metralla     de     la     Primera     Guerra Carlista    que    pueden    verse    en    ella.    En    las fachadas      norte      y      sur      se      abren      sendos ventanales   góticos   y   en   el   ábside   de   la   Iglesia   se encuentra    el    escudo    de    los    Austrias,    del    que tomaría   la   ciudad   el   suyo.   También   aparece   un reloj   de   sol   en   la   fachada   sur   fechado   en   1604. La    Iglesia    sufrió    dos    incendios,    uno    en    1838 durante    la    Primera    Guerra    Carlista    y    otro    en 1936        en        la        Guerra        Civil        Española. Posteriormente,   el   edificio   ha   pasado   por   varias reconstrucciones,   realizándose   la   última   en   el año 1990.

Parques y jardines

Paseo de San Gregorio Jardín   botánico   del   siglo   XIX.   Se   asienta   en lo   que   un   día   fue   el   Ejido   o   Prado   de   San Gregorio     (campo     común     a     los     vecinos donde    se    encontraban    las    eras    y    solían pastar    los    rebaños).    El    nombre    de    San Gregorio     se     debe     a     la     ermita     que     se levantaba   junto   al   Ejido   bajo   la   advocación de       este       santo,       protector       ante       las innumerables     plagas     de     langostas     que asolaban    estas    tierras.    El    Ejido    de    San Gregorio   se   fue   transformando   en   amplios paseos   que   conectaban   la   Fuente   Agria   con la   Virgen   de   Gracia.   El   nacimiento   de   lo   que hoy   se   llama   paseo   de   San   Gregorio   (siglo XIX)   se   debe   a   la   construcción   de   la   Casa   de Baños      y      a      la      importancia      que      fue adquiriendo   a   mediados   del   siglo   XIX   como una    necesidad    de    los    propios    baños:    un lugar   agradable   por   donde   pasear   y   que   a su   vez   sirviese   de   terapia   a   los   enfermos que     venían     buscando     remedio     a     sus dolencias. Es    considerado    como    la    zona    verde    más significativa     de     la     ciudad,     destinada     al descanso      y      el      recreo      de      todos      los ciudadanos.    Se    caracteriza    por    una    gran densidad    de    vegetación,    de    gran    valor ornamental      y      diversidad      de      especies arbóreas.   El   paseo   de   San   Gregorio   posee una   superficie   total   de   22   383   m2   y   recoge elementos   tan   singulares   como   la   Casa   de Baños,   Fuente   Agria,   Concha   de   la   Música, y    Reloj    de    Flores.    Uno    de    los    elementos dignos   de   mencionar   aparte   es   la   Fuente de   los   Leones,   que   ya   existía   en   los   años veinte       del       pasado       siglo.       Con       la construcción   del   nuevo   Paseo   en   los   años noventa   se   sustituyó   por   una   fuente   más moderna   pero   que   mantenía   su   identidad, mayor       que       la       original,       y       con       la majestuosidad       que       proporcionan       los cuatro leones de bronce que la custodian. Paseo de San Gregorio Zona de “El Bosque” Posee   una   superficie   total   de   23   629   m2 con     2552     m2     de     parterres.     En     él     se encuentran   zonas   verdes,   zonas   de   recreo para   niños   y   mayores   y   un   aparcamiento subterráneo.    Esta    zona    del    paseo    posee tres     áreas     definidas:     El     llamado     paseo popular.      En      la      zona      de      los      pares, enmarcada   por   una   fila   de   árboles   por   su lado   exterior,   un   paseo   romántico,   como   se denominó   cuando   se   realizó.   En   la   zona   de los   impares:   pérgolas,   soportes   y   celosías de    hormigón    acompañan    al    paseante.    Y por   último,   cuenta   con   un   espacio   central, que   desde   la   confluencia   con   la   zona   sur, acaba      culminando,      con      una      fuente monumental    y    pérgola    semicircular    con pórtico,   delante   de   la   ermita   de   la   Virgen de Gracia. Acerca    de    la    historia    del    Paseo    de    El Bosque   podemos   citar   la   celebración   que se   llevaba   a   cabo   desde   1899   de   la   llamada Fiesta   del   Árbol;   el   objetivo   de   la   fiesta   era desarrollar       el       espacio       dedicado       al arbolado,     con     el     fin     de     mejorar     las condiciones     climáticas     de     la     población. Otro   de   los   hitos   importantes   de   esta   zona del    paseo    fue    la    existencia    de    “la    copa”. Durante   la   primera   mitad   del   siglo   XX,   el riego   de   los   árboles   y   los   jardines   era   un problema,   tanto   que   en   la   segunda   década se   construyó   un   depósito   de   agua   de   6000 m3   de   capacidad   con   este   fin.   Su   forma   era hexagonal   en   la   mitad   inferior   y   circular   en la       superior,       de       tal       manera       que popularmente     era     conocida     como     “la copa”,   nombre   que   actualmente   mantiene la     calle     que     se     situaba     frente     a     este depósito de agua. Parque     del     Terri.     Escombrera     artificial elevada   a   partir   de   la   década   de   1920   con las       cenizas       y       escorias       de       carbón procedentes    del    lavadero    y    destilería    de carbones      y      pizarras      bituminosas      de Calatrava.    Con    una    altura    de    80    metros, dejó    de    utilizarse    en    la    década    de    1960, cuando    la    empresa    Peñarroya    cerró    sus instalaciones.   En   2008,   el   Ayuntamiento   en su   afán   por   conservar   y   poner   en   valor   el patrimonio          minero,          planifica          la transformación   de   este   montículo   en   una zona    verde    para    el    recreo    y    ocio    de    la población.   El   parque   del   Terri   se   inaugura en    junio    de    2010.    Existen    varias    teorías sobre   su   denominación,   posiblemente   de origen    francés    (Terrier,    Terril),    aunque    la única   denominación   por   la   que   podría   ser sustituida   es   por   la   de   monte   del   Terri,   el monte    de    los    mineros,    el    monte    de    los esfuerzos.    Junto    a    la    Nacional    420    se    ha ejecutado   un   área   de   entrada   con   una   gran explanada    de    zahorra    compactada    como pavimento   que   sirve   como   aparcamiento   a aquellos   visitantes   que   pretendan   acceder peatonalmente     a     la     coronación     de     la montaña.    En    lo    alto    de    la    montaña    se puede     disfrutar     de     diversas     vistas     de Puertollano,   desde   la   mina   a   cielo   abierto   a Encasur,    las    antiguas    instalaciones    de    la Sociedad         Minero         Metalúrgica         de Peñarroya,    los    castilletes,    el    polígono    La Nava,   la   Sierra   de   Puertollano   y   una   amplia estampa    de    la    ciudad.    Se    han    colocado diversos   paneles   informativos   para   que   el visitante   pueda   conocer   con   todo   detalle cada      uno      de      los      puntos      que      está contemplando. Parque   de   Las   Pocitas   del   Prior,   Conocida popularmente    como    “el    Charcón    de    los Patos”    (antes    "Charcón    de    Pocharra"),    se encuentra    ubicada    en    la    barriada    de    las 630.   Las   Pocitas   del   Prior   se   convirtieron   en los    años    noventa    en    un    parque    urbano idóneo     para     el     ocio     y     recreo     de     la población.   Este   parque   está   formado   por una    laguna    que    recoge    el    agua    de    dos manantiales,    de    los    que    uno    suministra agua   a   la   fuente   situada   en   el   interior   de   la pequeña   caseta   existente   en   el   margen   de la   laguna.   Ambos   manantiales   al   llegar   las lluvias   otoñales   abastecen   de   agua   a   este pequeño    humedal.    Las    Pocitas    del    Prior han    servido    a    algunas    aves    migratorias como   zona   de   descanso   o   de   paso   y   de reproducción,     lo     que     ha     generado     un espacio     en     el     que     conviven     algunas especies     de     ánades     muy     significativas. Entre    ellas    podemos    destacar    la    cuchara común,   la   focha   común,   el   ánade   azulón,   la gallineta común y el ganso doméstico. Fuente   Agria   en   el   Paseo   San   Gregorio.   Es el     monumento     más     representativo     de Puertollano.   La   referencia   documental   más antigua   de   la   fuente   data   de   1575,   bajo   el reinado    de    Felipe    II    .    No    fue    hasta    1676 cuando   el   doctor   Alfonso   Limón   Montero diera        a        conocer        las        propiedades beneficiosas   del   agua   agria   para   diversas afecciones      mediante      la      obra      literaria "Espejo   cristalino   de   las   aguas   de   España". Desde     entonces     su     uso     se     generalizó, llegando   a   conocerse   en   todo   el   contexto nacional.   El   prestigio   alcanzado   por   el   agua agria   hizo   que   se   llegara   a   embotellar   con la      etiqueta      de      "agua      aciduloalcalino- ferruginosa   de   Puertollano",   al   precio   de   38 céntimos la botella en 1894. Fuente   de   Los   Cinco   Caños   o   Fuente   del Pilar.   Pozo   público.   Mediado   el   siglo   XIX,   el vecindario   de   Puertollano   se   surtía   de   dos manantiales    de    agua    dulce:    la    llamada Fuente   de   la   Santa,   emplazada   en   la   falda del     Cerro     de     Santa     Ana,     y     de     otro manantial ubicado al este de la localidad. Originariamente,    la    Fuente    de    los    Cinco Caños    o    Fuente    del    Pilar,    fue    el    primer pozo    público    junto    al    cual    se    ubicó    el histórico   casco   urbano   de   Puertollano.   En un   principio   la   fuente   estaba   ubicada   en   la actual   Plaza   de   la   Tercia   trasladándose   en el   último   tercio   del   siglo   XIX   a   la   calle   de   las Cañas.     En     1920     la     corporación     decidió reformar   la   fuente,   dotándola   de   puertas   y marquesina.    Posteriormente,    en    1991,    se colocó    una    verja    en    cada    uno    de    los “huecos” o entradas a la fuente. El   reloj   de   las   Flores.   El   primitivo   reloj   fue inaugurado   en   la   feria   de   mayo   de   1962. Poseía   forma   esférica   y   vino   a   ocupar   el lugar    que    dejó    un    antiguo    templete    de música. La   Concha   de   la   Música.   A   principios   del siglo   XX   se   construyó   en   el   paseo   de   San Gregorio   un   pabellón   de   música   de   hierro forjado,    que    en    los    años    cincuenta    fue demolido.   Este   se   sustituiría   en   el   año   1953 por   lo   que   se   denominó   “La   Concha   de   la Música”   que,   además   de   ser   utilizada   por   la Banda   Municipal   y   para   otras   actividades locales,   poseía   una   biblioteca   en   su   parte inferior,   que   se   ha   suprimido   en   la   actual Concha   de   Música.   En   el   año   1956   se   adosó una      pequeña      fuente      semicircular      y luminosa,   que   tenía   en   su   centro   una   lira ornada   de   laureles   sobre   un   pedestal   de granito.       Tras       ella,       aparecían       unos pentagramas     con     las     notas     del     himno nacional.       A       los       lados       había       dos bajorrelieves       con       dos       mujeres       que sostenían      cántaros      cuyas      bocas      eran surtidores   de   agua.   El   actual   escenario   de la    Concha    se    ha    convertido    en    lugar    de encuentro y recreo.

Museos e instalaciones culturales

Museo    de    la    Minería    y    Castillete    Pozo Norte. Museo   de   la   Minería.   Incluye   el   castillete minero    del    Pozo    Norte,    inspirado    en    la Escuela       de       Eiffel,       así       como       una reproducción    del    original    de    la    escultura "Minera   de   Puertollano",   obra   del   escultor Julio   Antonio   [1909],   procedente   del   Museo de   Arte   Moderno   de   Tarragona).   Por   otro lado,   se   puede   visitar   una   interesante   Mina Imagen,   en   la   que   se   reproducen   todas   las labores   de   minería   tradicional   del   carbón que   hubo   en   Puertollano   desde   1873   hasta la desaparición de las minas de interior. Museo municipal. Centro   de   Ocio   y   Naturaleza   "Dehesa   Boyal de Puertollano". Otros        monumentos        y        lugares        de interés[editar] Antiguo Balneario Casa de Baños. Casa   de   baños.   Antiguo   balneario   de   agua agria      medicinal.      En      la      actualidad      es utilizado     como     Oficina     de     Atención     al Ciudadano,   aunque   también   se   compartió el       uso       como       Oficina       de       Turismo (actualmente   cerrada).   Obra   arquitectónica que    data    de    1850    realizada    a    base    de sillares   de   arenisca   extraída   de   una   cantera local.    Era    un    antiguo    balneario    que    se abastecía   de   las   aguas   mineromedicinales que     provenían     de     la     Fuente     Agria.     La entrada   de   los   baños   de   Puertollano   en   el contexto    nacional    se    produjo    a    partir    de 1817,    fecha    de    creación    del    cuerpo    de Médicos-Directores    de    Aguas    Minerales    y Baños de España.  Monumento   a   la   minería.   El   monumento   se realizó   con   la   idea   de   inmortalizar   las   raíces mineras   de   Puertollano.   Fue   ejecutado   por el   escultor   José   Noja   y   está   situado   junto   al puente     de     San     Agustín,     que     enlaza     el centro    urbano    con    las    barriadas    mineras de     “El     Carmen”     y     de     “Las     Mercedes”. Representa      a      un      grupo      de      mineros trabajando   dentro   de   una   galería,   con   un estilo     realista     intentando     mostrar     dos escenas      en      un      mismo      momento:      la entibación   y   la   extracción   realizada   por   un picador. Monumento   a   las   viudas   de   los   caídos   en   el trabajo. Monumento a los caídos en el trabajo. Monumento    al    minero.    Este    monumento está   situado   en   el   cerro   de   Santa   Ana,   el Monumento   al   Minero   es   obra   del   escultor José    Noja,    y    se    realizó    con    los    fondos provenientes   de   una   cuestación   (gracias   a la     labor     que     desarrolló     una     Comisión popular   que   se   constituyó)   y   la   aportación del   Ayuntamiento.   El   26   de   febrero   de   1983 fue    inaugurada    esta    escultura    tallada    en bronce,    de    14    toneladas    y    9    metros    de altura.       Está       formada       con       bloques, constituyendo    su    parte    inferior    las    dos piernas.   Es   de   estilo   neorrealista.   Destaca, en   el   lugar   donde   iría   el   corazón,   un   hueco que   según   el   artista   representa   el   corazón y   el   sentir   del   pueblo   de   Puertollano.   Es   el homenaje    de    la    ciudad    a    todos    aquellos que    dedicaron    su    vida    al    trabajo    en    la mina.   El   monumento   carece   de   símbolos propios   de   la   minería.   No   lleva   pico,   ni   pala, ni   casco,   ni   alforjas,   etc.   La   minería   conlleva distintos   tipos   de   herramientas   de   trabajo, pero   aquí   el   autor   prefirió   unificar   a   todas con la carbura. Valle de Alcudia. Castillete   minero   del   Pozo   Santa   María,   (39 m. de altura y casi 61.000 kg de peso). Auditorio Municipal "Pedro Almodóvar". Parque del Pozo Norte. Antigua   destilería   de   pizarras   de   Calatrava y escombrera "El Terri". Torre   telegráfica   de   Mathé   (conocida   como la   "Chimenea   Cuadrá")   de   la   Línea   Madrid- Cádiz, (1847-1857).

Economía

Su   economía   estuvo   basada   en   el   pasado   en   la agricultura,   la   ganadería,   los   textiles   y   las   minas de carbón y pizarras bituminosas. Hasta   1873   no   se   descubrieron   yacimientos   de carbón.      La      extracción      del      mineral      fue controlada       por       la       Sociedad       Minera       y Metalúrgica   de   Peñarroya   (SMMP)   y   los   años   de la    Primera    Guerra    Mundial,    con    las    minas    a pleno   rendimiento,   fueron   de   bonanza   para   la comarca.   Siguieron   en   explotación   durante   los años   veinte,   la   Segunda   República   y   la   Guerra Civil.   Tras   el   conflicto   la   producción   creció   hasta el          año          1958,          después          disminuyó paulatinamente   y   llegó   el   cierre   de   las   minas   en 1976   por   parte   de   Hullera   del   Centro   S.   A.   No obstante,   durante   el   año   siguiente   desembarcó en        Puertollano        la        Empresa        Nacional Carbonífera    del    Sur    (Encasur)    para    hacer    la explotación    a    cielo    abierto.    Actualmente    ha abierto   expediente   de   regulación   de   empleo.15​ En   la   actualidad   es   la   ciudad   más   industrial   de Castilla-La         Mancha.[cita         requerida]         La producción   de   su   complejo   Petroquímico   es   la más      variada      y      completa      de      España[cita requerida].    En    el    sector    termoeléctrico    posee dos   centrales,   las   de   E-on   Central   térmica   de Puertollano    y    Elcogas,    basadas    ambas    en    la combustión   de   carbón,   siendo   la   segunda   de tipo   GICC,   que   fue   demolida   en   2015.   En   cuanto al      sector      minero,      solamente      queda      en explotación     una     mina     (EMMA)     de     la     cual, ENCASUR     (empresa     que     la     explota),     extrae carbón a cielo abierto. Actualmente,    la    economía    está    viviendo    un importante    avance    debido    a    la    disponibilidad de   un   suelo   industrial   muy   bonificado   por   el municipio     y     la     comunidad     autónoma     y     la instalación    de    un    gran    número    de    empresas relacionadas   con   la   producción   de   materiales energéticos    alternativos,    sobre    todo    paneles solares.   Desde   hace   unos   años,   a   Puertollano se      le      apoda      Ciudad      de      la      Energía,[cita requerida]16​   siendo   una   de   las   ciudades   más importantes   de   España   y   estando   a   la   cabeza de    Europa    en    cuanto    a    energías    limpias[cita requerida]. La   característica   de   Puertollano   más   llamativa es    su    emplazamiento.    Situada    en    una    de    las comarcas    más    deprimidas    de    España    y    con pequeños    y    dispersos    núcleos    rurales    (casi todos    ellos    en    recesión).Puertollano    hace    las veces   de   una   gran   ciudad   demandando   trabajo especializado    y    comercio    a    toda    su    comarca, norte   de   los   Pedroches   (Córdoba)   y   gran   parte de la provincia de Ciudad Real. 

Fiestas

Recopilado    de    la    Web    del    colegio    Severo- Ochoa de Puertollano Feria de Mayo En    1995    cumplió    su    primer    centenario.    Se celebran   en   los   primeros   días   del   mes   de   Mayo. Estas    fiestas    datan    del    año    1895    cuando    el entonces   Alcalde   de   Puertollano,   don   Fulgencio Arias   Cabañero,   promovió   la   creación   de   una Feria   que   aunase   un   pequeño   y   desorganizado mercado     de     ganado,     que     se     hacia     en     las afueras    del    pueblo    y    la    celebración    de    las Cruces de Mayo. Feria de Septiembre Fiestas    de    la    Virgen    de    Gracia.        Cada    8    de Septiembre   miles   de   puertollanenses   se   echan a   la   calle   a   vivir   la   fiesta   de   la   virgen   de   Gracia, jornada   en   la   que   la   patrona   sale   en   procesión, se   realiza   un   hermoso   manto   de   flores   en   la calle   aduana   y   se   disparan   fuegos   artificiales   a la   llegada   de   la   patrona   a   su   ermita.   Los   actos religiosos,   como   la   multitudinaria   ofrenda   floral, se     combinan     con     las     actividades     lúdicas     y atracciones   en   el   Recinto   Ferial,   que   de   nuevo se      llena      de      Casetas,      farolillos      y      luces multicolores.   Son   unas   fiestas   de   encuentro,   a las   que   acuden   numerosas   personas   que,   por diversas     circunstancias,     tuvieron     que     dejar nuestra ciudad. Día del Chorizo Todos   los   23   de   enero   de   cada   año,   festividad de   San   Ildefonso,   se   celebra   en   Puertollano   el tradicional   Día   del   Chorizo.      Sobre   el   origen   de esta   fiesta   no   se   conserva   ninguna   constancia documental.    se    ha    dicho    que    es    una    fiesta reciente    y    que    su    origen    hay    que    buscarlo durante   el   reinado   de   Alfonso   XII   ó   XIII,   cuando las    tropas    del    Rey    recalaron    en    Puertollano, coincidiendo    con    la    onomástica    del    soberano reinante.     Dispuestos     a     celebrarla,     bien     las autoridades   municipales,   bien   los   vecinos,   les ofrecieron   lo   poco   que   tenían   para   agasajarlos: los   chorizos   metidos   en   orzas   con   aceite   de   la reciente   matanza   del   cerdo.   De   este   modo,   este acontecimiento       puntual       se       convirtió       en costumbre. También   se   dice   que   es   una   ocasión   donde   se consumían,   por   primera   vez,   los   productos   que se    elaboraban    en    la    matanza    tradicional    del cerdo. Por   último,   y   quizás   sea   la   más   verosímil,   se   ha apuntado   que   pudiera   ser   un   acto   colectivo   de consumo   de   productos   del   cerdo   por   el   que   se hacía    pública    profesión    de    fe    cristiana:    los falsos    conversos,    al    igual    que    los    árabes,    no podrían hacerlo. Lo    cierto    es    que    todas    las    tardes    del    23    de Enero,    a    pesar    del    frío    que    haga,    se    sigue saliendo al campo a comer el chorizo. Día del Hornazo En    Puertollano    y    su    entorno    se    denomina hornazo   a   la   torta   de   bizcocho   confeccionada amasando   harina,   aceite   crudo,   huevo   batido   y azúcar,    coronada    con    uno    o    varios    huevos cocidos,   fijados   con   un   lazo   de   la   misma   masa, todo    ello    horneado    y    luego    bañado    con    una sencilla    mermelada    compuesta    de    clara    de huevo    y    azúcar,    para    luego    ser    espolvoreado todo con azúcar glassé al enfriarse. En   el   pasado   era   un   dulce   confeccionado   por las   mujeres   en   sus   hornos   de   leña,   pero   en   la actualidad    se    fabrica    en    casas    particulares, hornos artesanos o industriales. El   nombre   de   hornazo   es   común   en   La   Mancha y   Murcia,   en   tanto   que   en   Cataluña   se   llaman monas   y   se   adornan   con   figuras   de   chocolate; en    Aragón,    se    conoce    como    culecas    a    una especie   de   pan   quemado   adornado   con   huevos duros;    mientras    que    en    Valencia    los    dulces típicos   de   estas   fechas   son   los   borreguitos,   que adoptan   forma   de   media   luna   o   reproducen   a distintos animales domésticos. En    nuestra    ciudad    la    popular    festividad    del Hornazo   tiene   lugar   el      Domingo   siguiente   al Domingo    de    Resurrección.    Sus    orígenes    se remontan    seguramente    al    siglo    XVI,    cuando esta    singular    devoción    mariana    alcanza    una extraordinaria   difusión   en   ambas   vertientes   de Sierra    Morena,    extendiéndose    las    ermitas    y cofradías     bajo     su     advocación     por     todo     el Campo de Calatrava. Existe   una   interpretación   más   profunda   a   esta fiesta    de    primavera,    propuesta    por    sesudos antropólogos,     y     que     haría     retroceder     esta costumbre    mucho    en    el    tiempo.    Según    sus teorías,    Pascua    coincide    con    el    Equinocio    de Primavera,   que   siempre   se   ha   asociado   con   el resurgir   de   la   vida,   tras   el   invierno.   Asimismo, que   también   los   huevos   representan   el   origen de   la   vida,   por   los   que   se   les   relaciona   con   esta fiesta de la naturaleza y de los sentidos. Mucho       más       prosaica       es       mi       hipótesis. Predicadores   franciscanos   habían   recalado   por Puertollano   desde   fines   de   la   Edad   Media   con motivo   de   las   misiones   populares   y   los   tiempos de      mayor      significado      espiritual      para      los católicos     (Advientos,     Cuaresma     y     Semana Santa).   No   sería   descabellado   que   los   lugareños ofreciesen     como     regalo     a     estos     reputados frailes    algún    bollo    con    los    ingredientes    que tenían   a   mano,   añadiéndoles   huevo   de   adorno, porque   es   precisamente   en   primavera   cuando la   puesta   de   las   gallinas   está   en   pleno   apogeo. Cuando      una      comunidad      de      franciscanos descalzos    decidió    fundar    un    convento    en    las afueras   de   la   villa,   esta   costumbre   se   convirtió en   tradición.   Tanto   es   así   que,   ya   en   el   siglo   XIX, nos   consta   que   los   mejores   oradores   de   San Pedro   de   Alcántara,   conocidos   por   todos   como los    Gilitos,    se    encargarán    de    pronunciar    un sermón    en    la    parroquia    de    la    Asunción    el Domingo    de    Cuasimodo,    siendo    gratificados por     el     ayuntamiento     y     agasajados     por     las beatas. Día del Voto Es   una   tradición   de   650   años   de   antigüedad. Ocho   días   después   de   la   Ascensión,   todos   los habitantes   de   Puertollano   están   invitados   por   el Ayuntamiento     a     comer     carne     vacuna     con patatas,   que   reúne   a   miles   de   personas.   Con ello   se   rememora   el   Voto   que   los   13   vecinos, (unos   65   habitantes),   supervivientes   de   la   peste negra   del   año   1348   hicieron   a   la   Virgen,   a   quien sacrificaron   13   vacas   para   que   les   protegiera. Obrado   el   milagro,   todos   los   años   se   perpetúa este   Voto   el   día   de   la   octava   de   la   Ascensión   (el jueves    siguiente)    por    medio    de    ofrecer    una comida    de    carne    de    vaca    a    quien    lo    solicita. (VER PLEGARIA). La   Peste   Negra   tuvo   su   origen   en   Asia,   África Central      y      las      estepas      de      Euroasia.      Fue introducida    en    Europa    en    el    S.    XIV    por    los comerciantes   Genoveses   en   sus   rutas   con   los puertos    del    Mar    Negro,    infectando    todos    los puertos    del    mediterráneo.    Ratas,    pulgas    y    la misma    tripulación    pudieron    ser    los    vehículos transmisores. El      más      leve      contacto      con      un      enfermo propagaba   la   enfermedad   que   iba   pasando   de unos   a   otros.   Los   síntomas   de   la   enfermedad eran:      temperatura      alta,      dolores,      delirio, vértigos,   erupción   de   manchas   rojas   por   todo   el cuerpo, grandes golpes de tos. El     Papa     ordeno     que     todas     las     personas presentes      o      cercanas      a      un      pestoso,      al estornudar   este   dijera:   "Que   Dios   te   bendiga"; por     ello,     ahora     en     nuestros     días,     cuando alguien estornuda decimos: ¡Jesús!. La   elección   de   la   vaca   para   dar   de   comer   a   los ciudadanos   hay   que   buscarla   en   la   condición   de animal   sagrado,   y   a   la   convicción   de   que   al   ser al   ser   el   vacuno   en   animal   menos   numeroso   de la    cabaña    ganadera    se    le    concedería    mayor valor a la promesa realizada. Por   otro   lado,   se   pensaba   que   cuando   estallaba una    peste,    si    se    conducía    un    animal    por    los barrios   de   la   localidad,   aquel   recogía   la   peste   y entonces   se   sacrificaba.   Dicha   creencia   puesta en   práctica   dio   origen   al   paseíllo   de   de   la      vaca del    voto,    tradición    que    dura    hasta    nuestros días. La         antigüedad         centenaria         de         esta conmemoración   (sólo   se   dejó   de   celebrar,   por orden      del      Ayuntamiento,      durante      la      II República,     aunque     los     vecinos     lo     siguieron celebrando    por    su    cuenta),    la    relevancia    que conserva    año    tras    año    y    el    amplio    respaldo popular   que   presenta,   han   conseguido   que   la Junta   de   Comunidades   de   Castilla-La   Mancha,   la haya   declarado   FIESTA   DE   INTERÉS   TURÍSTICO REGIONAL. Muy   ligada   a   la   conmemoración   del   Santo   Voto se    encontraba    la    Fiesta    de    los    Mayos    a    la Virgen.    En    Puertollano    se    han    celebrado    a    lo largo   de   su   historia   tres   tipos   de   Mayo:   A   la Cruz   (tercer   día   de   Mayo),   a   las   mozas   (última noche   de   Abril)   y   a   la   Virgen   (víspera   del   día   del Voto). El Carnaval en Puertollano Antes   de   la   guerra   civil,   los   carnavales   tenían   un eco   importante   en   Puertollano.   La   población   se echaba    a    la    calle    a    disfrutar    del    desenfreno, ataviados       con       vestiduras       apropiadas       y enmascarados para evitar ser reconocidos. Charangas    y    estudiantinas,    coros    y    murgas, chirigotas   y   comparsas,   desfilaban   por   las   calles desde   el   Sábado,   cantando   letrillas   jocosas   que aludían      generalmente      a      sucesos      locales, políticos   y   de   vecinos   concretos,   descritos   con agudeza    satírica,    deteniéndose    en    cada    casa, ante    los    grupos    de    personas    reunidos    en    la calle   y   en   los   comercios   para   recibir   donativos. De   esta   tradición   de   murgas   y   chirigotas   son descendientes   las   actuales,   que   siguen   llenando las   calles   de   Puertollano   de   letras   satíricas   y   en muchos casos reivindicativas e incomodas. El      Carnaval      de      Puertollano      comienza      el Domingo    con    el    pregón    en    la    concha    de    la música   donde   las   murgas   dan   a   conocer   sus primeras     letras,     después     de     la     lectura     del pregón,    es    costumbre    encontrar    a    murgas    y chirigotas    interpretando    sus    canciones    entre corros de gente. El   día   grande   del   Carnaval   de   Puertollano   es   el Sábado   de   piñata,   teniendo   lugar   el   desfile   de carrozas   y   comparsas.   Una   vez   terminado   este llega   el   concurso   regional   de   agrupaciones   de carnaval.     Durante     5     horas     las     murgas     de Puertollano     y     la     provincia     divierten     a     un Auditorio     que     siempre     se     llena     hasta     la bandera.

News

© Et amet ipsum laboris in anim eiusmod et aute deserunt  

Ea eiusmod

Non dolore cillum, labore eiusmod est cupidatat ea. Duis labore aute commodo. Nulla adipisicing non fugiat nulla aliqua. Officia sit tempor sint sed ipsum ut esse ad laboris tempor.

Iusmod est cupidatat

Ea eiusmod non dolore cillum, labore eiusmod est cupidatat ea. Duis labore aute commodo. Nulla adipisicing non fugiat nulla aliqua.  

Dolore cillum

labore eiusmod est cupidatat ea. Duis labore aute commodo. Excepteur id non sunt sed eu magna lorem.

incididunt cillum.

Reprehenderit in in, incididunt quis reprehenderit et, enim in nostrud. In consequat incididunt ut pariatur non, sed lorem exercitation occaecat labore dolor ad pariatur laboris incididunt cillum. In aliqua minim enim mollit pariatur dolor lorem.

labore aute

labore eiusmod est cupidatat ea. Duis labore aute commodo. Excepteur id non sunt sed eu magna lorem.

Dolore cillum

labore eiusmod est cupidatat ea. Duis labore aute commodo. Excepteur id non sunt sed eu magna lorem.
Logotype